domingo, 2 de noviembre de 2008

Reflexiones en voz alta, de un exceptico y un ecológista.



Empezariamos diciendo no somos ni rojos ni azules somos verdes.

Todo este cúmulo de reflexiones que se hacen y te hacen hacer, valga la redundancia, hace que inevitablemente tome un respiro en el camino y trate de poner orden en este mundo interior propio, cargado de ideas y que ahora trato de sintetizar.

Pensemos en voz alta:

Si a alguien le preguntan por los partidos comunistas, inevitablemente se te viene a la cabeza la extinta Unión Soviética, el color rojo etc.
Si a alguien le preguntan por los partidos de derecha, se te viene a la cabeza personajes autoritarios y de difícil catadura moral.
Sin embargo si te preguntan por los verdes, la gente te relaciona con los nuevos hippies, con los asaltadores de barcos balleneros tipo Green Peace o con melenudos antinucleares que tienen una bandera con un girasol pero…Ni los de izquierdas son “rojos perdidos” ni los de derechas son todos unos fascistas ni los verdes somos ilusos.

La siguiente reflexión que hago es, entiéndase, un pensamiento meditado en “voz alta” por lo que entiendo que ni los verdes puedan compartir del todo lo que digo –o sí-, ni ningún simpatizante del partido político que sea estará al cien por cien de acuerdo con el programa del que va a votar.

Resumo en siete puntos sobre la pregunta que hago al principio de este artículo



Por qué soy ecologista?

1.-Apuesta por la Paz, la Justicia y el respeto medioambiental

Entender que los pueblos y las personas han de vivir en Paz, con justicia y en equilibrio con la naturaleza y la tierra.
“No puede existir una paz real sino hay una justicia social real y un respeto a la madre que nos acoge: la Tierra”



2.-Apuesta por el crecimiento… pero sostenible

El crecimiento desproporcionado supone por ende el no respeto al medio ambiente.
Supone hipotecar a futuras generaciones de seres humanos (las actuales ya lo están sufriendo); Habría que preguntarse el por qué de tal producción y el para qué de la misma

3.-Oposición a la carrera armamentista, al tráfico de armas

Los gobiernos del color que sean, han apostado por una economía de la muerte en la que sólo han salido beneficiados los accionistas de las mismas y los gobiernos prepotentes que apuestan por la lucha preventiva, “pan para hoy y hambre para mañana”

4.-Oposición nuclear

Energía que se ha demostrado no segura y peligrosa.

5.-Apuesta por la energía limpia

Eólica, solar, etc.

Debate sobre biocombustibles. Regulación del mercado, no se puede depender de un sistema de oferta, demanda un producto alternativo a los combustibles fósiles y de los que depende la alimentación básica de muchos pueblos

6.-Superación del concepto político de derecha o izquierda: “somos ecologistas”

No podemos estar encuadrados en unos postulados nacidos de teorías económicas y que en la actualidad se confunden con teorías sociales.
Los ecologistas, su movimiento político verde, han de responder sin complejos a entrevistadores, encuestadores, etc. el cariz ecologista de nuestras ideas. “la ecología no está ni a la derecha ni a la izquierda sino que va por delante”*
(*)Lema de los verdes de 1984

7.-Apuesta por “Gaiazar” al ser humano

La teoría de Gaia (diosa griega representando a la tierra) apuesta por la idea de la tierra como un organismo vivo.

Se ha de superar la idea, cargada de buenas intenciones, de tratar de humanizar la tierra.
Concepto este nacido de la tradición judeo cristiana de crecer y multiplicaos
El ser humano es un hijo de la tierra, un elemento vivo que debe interactuar y empatizar con lo que tenemos al lado y es nuestra madre la Tierra

8.-Hijos de la tierra

Todos somos hijos de la tierra, huéspedes de la misma, ser vivos que por casualidad o por gracia somos acogidos en la misma; Y es por eso por lo que no cabe en nuestra ideología los racistas, los machistas, los homofobos, los integristas, los patriotas, porque… el ser humano es igual si es blanco o negro, hombre o mujer, si sus tendencias son homosexuales o heterosexuales, sin son budistas o ateos, sin son de aquí o de allí. Porque las fronteras no existen en la naturaleza, ni el color de la piel o la religión. Somos hijos de la tierra y no propietarios de la misma
Miguel Ramón Gil

No hay comentarios: