miércoles, 20 de mayo de 2009




No podemos tener economías sólidas, sociedades sostenibles y habitantes sanos sin un planeta sano. El uso desenfrenado y sin control de los recursos naturales -generalmente por parte de la mayoría más poderosa- como los bosques, el suelo, el agua y los peces está provocando cambios alarmantes en nuestro medio ambiente en las últimas décadas. Los bosques están desapareciendo, la biodiversidad se está viendo amenazada a un ritmo sin precedentes en todo el mundo, la sobreexplotación de la pesca está amenazando con acentuar el hambre y la pobreza a las comunidades costeras pobres del mundo en desarrollo.
África, como otras regiones pobres del planeta, está sufriendo la sobreexplotación de sus recursos sin que los beneficios redunden en sus gentes. El crecimiento sostenible debe pasar por una explotación racional de los recursos que redunde en beneficio de la mayoría y no sólo de uno pocos.

No hay comentarios: