jueves, 4 de junio de 2009

Kristien Lesage: Una guiri al frente de Los Verdes

[foto de la noticia]
  • Esta traductora de 38 años es la única extranjera cabeza de lista en España
  • 'Nuestro programa político no se acaba en la protección de la naturaleza'
  • Su programa económico prevé la creación de cinco millones de empleos

Kristien Lesage nació en Bélgica, pero encabeza la lista europea de Los Verdes-Grupo Verde Europeo (LV-GVE) en un país ajeno. Su candidatura se erige en sí misma en un símbolo. Es mujer, madre, extranjera y ecologista. La única foránea que aspira a representar a España en la Eurocámara desde el primer puesto de salida.

La afirmación, no obstante, ofrece múltiples matices. En la práctica, esta traductora e interprete es casi una española más. En los 90, descubrió el país gracias a una beca Erasmus y se enamoró. De España y de un abogado. Su actual esposo.

Kristien ha establecido en Mislata, una ciudad dormitorio del área metropolitana de Valencia, su base de operaciones. Esta belga de 38 años no es una política al uso. De hecho, carece de experiencia alguna en este ámbito. Milita en Los Verdes desde hace sólo dos años. Aunque la vinculación con el movimiento se remonta a su adolescencia. En su Bélgica natal.

"Mi familia me decía entonces que nunca llegarían a ningún lado", recuerda. Sin embargo, Los Verdes son hoy una formación en auge en todo el continente. La cuarta fuerza del Parlamento Europeo dispone de 43 diputados y una amplia experiencia de gobierno en muchos estados, entre ellos Alemania.

En España, el músculo 'verde' se diluye en una multitud de siglas. La propia Kristien admite que la primera sensación del elector es de desconcierto ante la multitud de opciones existentes. "No estamos organizados a nivel estatal, sino que somos un conglomerado de partidos autonómicos. Así es fácil confundirse", lamenta.

'Ahora mismo somos los únicos verdes, sin aditivos ni conservantes'

Para colmo, algunas formaciones residuales asumen parte de esta simbología para captar votos. Porque la defensa el medioambiente está de moda. "Nosotros somos los únicos verdes sin aditivos ni conservantes. Podemos cambiar las cosas", reivindica. Quizás por eso tampoco cree en el voto útil: "Es útil para el que lo recibe. Pero todos valen, vayan adonde vayan".

Puestos a derribar mitos, Lesage renuncia al papel de mera comparsa ideológica: "Nuestro programa no se acaba en la protección de la naturaleza". Todo lo contrario. Kristien detalla con vehemencia su plan de rescate para la maltrecha economía europea. "Creemos en el empleo 'sostenible' y sabemos cómo crearlo", sentencia.

Cinco millones de empleos

El proyecto, que augura la contratación de cinco millones de europeos en cinco años, se fundamenta en una redistribución de las inversiones comunitarias para potenciar sectores emergentes como el de las energías renovables o el procesamiento de residuos.

"Si, por ejemplo, promovemos mejoras en el aislamiento del actual parque de viviendas reactivaremos el empleo en la construcción. Lo mismo sucede con las energías limpias o el reciclaje de las basuras", expone.

Este nuevo orden no sólo es respetuoso con la naturaleza: "También tiene muchas ventajas. Permite reducir la dependencia del petróleo y genera trabajos estables, cerca de casa. Todas estas medidas redundan, además, en un ahorro para el bolsillo del consumidor".

'No tiene sentido seguir fragmentados, porque no existen diferencias ideológicas'

Para Kristien tanto las respuestas a la crisis como el futuro del continente pasan por una Europa más unida. Los Verdes son, ante todo, europeístas convencidos. Creen en una UE fuerte y democrática. Aunque ello suponga reconfigurar algunas de sus principales instituciones.

"Reclamamos más transparencia y para ello exigimos reformas en el seno de la Unión. Queremos, por ejemplo, que el presidente de la Comisión Europea se elija en las urnas y que el poder legislativo emane de una vez de la Eurocámara", afirma con contundencia.

Y continúa: "El Parlamento Europeo tiene que controlar también la gestión del Ejecutivo, una labor hasta ahora muy limitada. Y el Consejo Europeo tiene que desaparecer".

Lesage apuesta por una Europa menos tecnócrata y en manos de los ciudadanos. Como su propio partido. Porque los militantes ya tienen voz en las reuniones de Los Verdes. Y pronto no sólo expresarán sus opiniones, sugerencias e inquietudes. Disfrutarán también de voto. El lote completo.

Por ahora, y sin la maquinaria electoral de los grandes grupos, la incidencia de esta formación en los próximos comicios será limitada. Las encuestas a escala europea otorgan al menos un diputado para Los Verdes en España. Un pequeño triunfo que devolvería a Kristien a su Bélgica natal.

En 2012, en cambio, las expectativas son muy diferentes. Las distintas facciones ecologistas planean presentarse en las Generales bajo un mismo paraguas de color esmeralda: "No tiene sentido seguir fragmentados, porque en realidad no existen diferencias ideológicas. Sólo desencuentros personales".

La reconciliación, en cualquier caso, nunca ha estado tan próxima. Después de tres reuniones, la distancia ya no es insalvable. La cabeza de lista abandera esta corriente optimista: "A las próximas iremos todos juntos". Kristien seguirá el proceso desde Bruselas. Si los españoles así lo deciden en las urnas.

No hay comentarios: