viernes, 19 de junio de 2009

Vicente Ferrer, un ángel español para la India



Vicente Ferrer, un ángel español para la India


Nueva Delhi, 19 jun (EFE).- Convertido en un ángel para millones de indios, el filántropo español Vicente Ferrer, fallecido el jueves a las 23.15 GMT (01.15 del viernes hora española) a los 89 años, dedicó su férrea voluntad y utópica rebeldía a algo que muchos consideran imposible: acabar con la pobreza en la India. Seguir leyendo el artículo
Foto y Vídeo relacionado Fallece Vicente Ferrer a los 89 años "Espera un milagro" rezaba en 1969 un cartel colgado de una pared desamparada en lo que sería su casa, en el depauperado distrito sureño de Anantapur, donde hoy murió, según la biografía oficial ofrecida por su fundación.

Y el milagro finalmente llegó en el mismo edificio, transformado en el cuartel general de una ONG que ya en el siglo XXI cubre 2.278 pueblos en el estado de Andra Pradesh y beneficia a más de 2,5 millones de personas
Pero para construir este espacio humanitario e impulsar un cambio ideológico dignificó a la población "dalit" o intocables, de una región rural lastrada por la pobreza y la discriminación, Ferrer hizo gala durante décadas de un espíritu indomable y jamás dio su brazo a torcer.

Nacido en Barcelona el 9 de abril de 1920, en 1936 fue llamado a las filas republicanas durante la Guerra Civil española como parte de la "Quinta del Biberón", y participó en la batalla del Ebro.

Pronto se manifestó su fervor religioso y su entrega en la lucha contra la pobreza: en 1944 ingresó en la Compañía de Jesús y ochos años más tarde llegó a la India como misionero jesuita.

Su destino fue la costera ciudad de Bombay, hoy capital financiera de la India, pero en su primera misión religiosa en Manmad ya empezó a salir a las calles, a mezclarse con las gentes e idear proyectos para solucionar el precario abastecimiento de agua, una de las tragedias del campesinado indio.

La construcción de un hospital, dos escuelas y el apoyo entre los lugareños le granjearon la enemistad de los radicales hindúes y la suspicacia de las autoridades, siempre renuentes a aceptar la ayuda humanitaria exterior.

"El padre Vicente Ferrer marchará al extranjero para unas cortas vacaciones y será bien recibido otra vez en la India", escribió en un telegrama la entonces primera ministra Indira Gandhi. Corría el año 1968 y el filántropo catalán fue expulsado del país.

Pero un año después volvió -la propia Gandhi ordenó que le concedieran el visado- y empezó su carrera de fondo en el corazón de Andra Pradesh, el único estado de la Unión India que lo acogió.

Abandonó la orden jesuita en 1970, contrajo matrimonio con la periodista inglesa Anne Perry, y fundó el Fondo de Desarrollo Rural (RDT,siglas en inglés) sostenido hoy por la Fundación Vicente Ferrer, el brazo financiero, creado en 1996 en España, de la red social construida en la India.

Durante la década de 1970 continuaba siendo presionado por las autoridades, pero el proyecto ya estaba en marcha y el incansable humanista creó una red solidaria que obró el milagro en Anantapur.

"Era un verdadero revolucionario, demostró que se puede hacer una India diferente", dijo de él el embajador español en Nueva Delhi, Ion de la Riva.

Tras alabar su "sentido del humor" y el aura "mística" que lo rodea, el diplomático aseguró a Efe que Ferrer y su fundación "es lo que más une a España con la India", por encima de los vínculos comerciales.

El inacabable abanico de programas desplegados por su ONG (vivienda, educación, freno de los abusos sexuales, instrucción de samaritanas "dalit") es tan abrumador que se ha ganado el reconocimiento de las autoridades.

La vicepresidente del Gobierno español, María Teresa Fernández de la Vega, le entregó en la India el pasado mes de enero la Gran Cruz del Mérito Civil al laureado Ferrer, también Premio Príncipe de Asturias a la concordia 1998.

"Me faltan palabras para describirlo. Es una persona excepcional en la vida de muchas familias, entre los pocos que pasarán a la Historia", dijo a Efe una de las organizadoras del homenaje, Lola Feliu.

Otra voluntaria que ayudó a organizar el acto, Ágels Serrano, evocó su divertido discurso durante el homenaje, en el que se quitó la banda alegando que le molestaba y orquestó al auditorio para que lo aplaudiera, según explicó a Efe.

"¿Por qué dejó usted de ser jesuita? le preguntó Serrano en una ocasión a Ferrer.

"Porque me dio la gana" fue la respuesta de este indomable luchador.

No hay comentarios: