miércoles, 29 de julio de 2009

Sólo cuando el último árbol esté muerto, el último río envenenado, y el último pez atrapado, te darás cuenta que no puedes comer dinero.

No hay comentarios: