jueves, 1 de octubre de 2009

EL BIPARTIDISMO SATURA.



MIREN LA FOTO Y LEAN LA PANCARTA,EL PUEBLO ESTÁ DESPERTANDO DE SU LETARGO.


OPINION:

Cada vez vemos o asistimos los ciudad@nos con más claridad ,que pintamos un pimiento en la vida civil y en la sociedad ESPAÑOLA ,nuestras denuncias no salen en los medios de comunicación ,quedan en una vía muerta como aquellas Estaciones de tren de antaño para los restos olvidadas ,llenas de malas hierbas y polvo;Aquí solo sale lo que pueda hacer daño políticamente a uno de los dos contrincantes, como dos experimentados relojeros el PP ,PSOE controlan la maquinaria ,la paran ,la adelantan ,la anestesian, todo vale. Nosotros los ciudadanos debemos ser meras comparsas nada más ,debemos tener memoria de mosquito ,ser un ejercito de palmeros aborregados y poco más.No se nos olvide ,ellos han llegado donde nosotros les hemos dejado y desde luego con todo lo que está lloviendo es necesario empezar hacer un debate urgente .Lo primero 8 años como máximo por mandato en todas las instituciones , 12 años sin volver a presentarse en puestos destacados y por último el 3% en vez del 5% de votos para conseguir que los partidos pequeños puedan tener representación y el abanico de la diversidad se habrá de una vez por todas .
Cuando el elemento decisivo de un sistema de gobierno es el partido político y cuando el poder está controlado por los partidos y no por los ciudadanos, ese régimen debe denominarse "Partitocracia" y no "Democracia". La democracia es el gobierno del pueblo, mientras que la partitocracia es el gobierno de los partidos políticos.

España reune todos las condiciones técnicas y científicas para ser considerada una "Partitocracia" pura: partidos políticos ultrapoderosos que se apoderan del Estado e infiltran los poderes básicos, prevalencia del partido sobre el ciudadano, ocupación o control, por los partidos, de la sociedad civil y de las grandes instituciones que necesitan ser libres (universidades, medios de comunicación, sindicatos, religiones, etc) y una estructura legal, incluyendo una ley electoral, que beneficia a los partidos políticos más que a los ciudadanos, entre otras.

Uno de los rasgos característicos de la Partitocracia es que son los partidos y no los ciudadanos los que en realidad eligen a los representantes democráticos. En España (y en otros muchos países aparentemente democráticos), esa usurpación del derecho ciudadano al voto se consigue por medio de las listas cerradas y bloqueadas, elaboradas por los partidos, que son en realidad los que eligen, mientras que el ciudadano no puede elegir a las personas que le representan sino a los partidos que deben o no ocupar el gobierno.

Otro rasgo clave de la Partitocracia es la dictadura interna de los partidos, gobernados con mano de hierro por élites que no practican la democracia interna y que exigen de los militantes y, sobre todo, de los aspirantes a ocupar altos puestos, lealtad, sumisión y obediencia ciega. Esa dictadura interna de los partidos ha llevado a muchos teóricos del pensamiento político a formular una pregunta inquietante: ¿Cómo pueden gobernar una democracia partidos que son adictos a la dictadura y al autoritarismo en su funcionamiento interno?

La Partitocracia no sólo degrada la democracia hasta destruirla, sino que genera también efectos perversos y nocivos que la sociedad padece: dispara el clientelismo, empobrece el debate porque los aspirantes a líderes no se arriesgan a decir la verdad, estimula la mediocridad, otorga vía libre a la corrupción y hace que muchos políticos se aferren a sus puestos porque en ellos han encontrado una forma de vida bien pagada y cargada de privilegios.
MIGUEL ÁNGEL ROZAS SANZ (Los Verdes Grupo Verde Alcorcon)

No hay comentarios: