jueves, 15 de abril de 2010

LEGANES PIONERA, LIMITA DESDE HACE SEIS MESES, LAS EMISIONES EN ANTENAS A 0.1 MICROVATIOS POR CENTIMETRO CUADRADO



Y en Alcorcón sigamos como siempre a lo nuestro a la nada.
¿Cuál es el límite de potencia de las antenas en España?
- Ahora está en 400 microvatios por centímetro cuadrado, 4.000 veces más alto del límite de 0,1 microvatios que aconsejan los organismos internacionales.
¿cómo vieron los efectos de las ondas?
Llenaron de líquido un muñeco parecido al de Michelín y le empezaron a aplicar campos electromagnéticos. Cuando el líquido cambió de color, que era cuando se llegaba a los 400 microvatios, decidieron que ahí debía estar el límite.
- ¿Hay pruebas de que la exposición provoque afecciones físicas?
- Un proyecto financiado por la UE y en el que participaron doce hospitales europeos llegó a la conclusión de que a niveles bajos de exposición a los campos electromagnéticos se daba una multiplicación de células malignas.
Se habrán hecho más pruebas.
- Las experiencias de laboratorio con ratones dan las mismas conclusiones. La multiplicación de las células dañinas es muy superior cuando hay una exposición de por medio. También se ha comprobado que los ratones expuestos tienen una seria alteración de su ritmo circadiano, que es el que regula el sueño entre otras cosas. Los ratones están mucho más activos y no saben cuándo echarse a dormir. Las alteraciones cesan en cuanto deja de haber radiación.
Los ayuntamientos dicen que son competencias del Ministerio de Industria.
- Los ayuntamientos tienen la posibilidad de realizar una ordenación por medio de la licencia de actividad. En Toledo, por ejemplo, las antenas no pueden pasar de 0,1 microvatios y el servicio de telecomunicaciones funciona como en cualquier otra ciudad.
¿Cree que los ayuntamientos deberían hacer más?
- Deberían elaborar un censo para saber cuántas antenas hay y cuáles tienen licencia. También tendrían que hacer un mapa radiológico para saber la radiación que emiten. Y confeccionar por último un estudio epidemiológico para determinar la mortalidad que existe entre la población expuesta a las radiaciones. Eso permitiría a los ayuntamientos contar con datos objetivos que seguramente sensibilizarían a los tribunales en el supuesto de que decidiesen dar un salto adelante entrando a regular el sector.
José Alberto Arrate es uno de los pocos abogados que hay en España especializados en las afecciones provocadas por la exposición a los campos electromagnéticos. Acostumbrado a pleitear como un solitario quijote contra las legiones de letrados contratadas por las poderosas compañías de telecomunicaciones, este eibarrés de 54 años consiguió la primera sentencia que ordenaba desmantelar una antena de telefonía móvil por razones de salud.

No hay comentarios: