lunes, 3 de mayo de 2010

Siete de cada diez españoles viven en grandes zonas urbanas


El 70% de la población española habita en grandes zonas urbanas, según el informe "La población en España: 1900-2009", realizado por la Fundación BBVA y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie).
Ello implica que siete de cada diez españoles viven en un municipio de más de 50.000 habitantes o en otros de menor tamaño integrados en grandes conturbaciones.

Imaginense en nuestra área de la Comunidad de Madrid ,10 Municipios como el nuestro junto con la capital mueven más de 6.000.0000 habitantes todo un horror urbanístico, junto con la desventaja de estar tremendamente masificados ,saturados y con una claro estancamiento y colapso en los modelos productivos, es decir las ciudades ya no dan para más habitantes .

En el pasado siglo la población era esencialmente rural. La existencia de una mano de obra abundante era muy valiosa para la realización de las tareas agrarias. Este equilibrio se quebró con la llegada de la Revolución Industrial. El progreso tecnológico y productivo produjo un ahorro de mano de obra e impulsó la emigración a la ciudad.

Durante la fase de mayor auge de los movimientos migratorios a la ciudad, la influencia de la natalidad se dejó sentir con mayor vigor en las ciudades populosas, debido a la estructura de su población rejuvenecida. La población inmigrante destaca porque la fecundidad es superior al promedio. Por el contrario, la población rural iba envejeciéndose, disminuyendo las tasas de fecundidad.Las tasas de mortalidad han ido en el mismo sentido, debido a los avances de la medicina y las condiciones higiénicas, que hicieron disminuir las tasas de mortalidad. Su repercusión fue menor en la ciudad que en el campo, debido al rejuvenecimiento de la estructura de la población urbana.Esta situación se ha modificado sensiblemente en las urbes del Occidente desarrollado. El frenazo de la inmigración ha envejecido la estructura de la población, disminuyendo las tasas de natalidad y aumentando las de mortalidad. Además, la incorporación de la mujer al trabajo y las nuevas pautas culturales y sociales han modificado la estructura de las tasas específicas de fecundidad.

Los movimientos de población del campo a la ciudad han sido originados por un doble motivo. A los factores de repulsión de origen rural hay que añadir los de atracción, derivados de las ventajas de la aglomeración y la urbanización.La concentración de la producción y de la población en un espacio reducido disminuye los costes productivos. La abundancia de mano de obra cualificada, los contactos con otras industrias, la existencia de servicios auxiliares y la cercanía del mercado son algunas de las ventajas económicas de las grandes ciudades. La creciente proporción de población activa dedicada al sector terciario y cuaternario tiende a concentrarse en la ciudad.

Sin embargo, la crisis económica y un contexto más complejo ,con una sociedad que tampoco ve claro los modelos económicos actuales ,nos llevan a pensar que las ciudades con altísima concentración de habitantes son costosas,manirrotas, con grande concentración de servicios públicos que compiten entre otros organismos también autonómicos o del estado .¿Tenemos que preguntarnos ? el modelo de ciudad que queremos y que ayuntamientos y que tipo de servicio nos tienen que ofrecer.

No hay comentarios: