domingo, 10 de octubre de 2010

APUNTES DE un PARADO.


La globalización es más paro



El paro en nuestro país sigue creciendo. Pero hay un dato que jamas nos ofrecen. ¿Es proporcional el número de parados con el número de empresas que cierran, o estas simplemente cierran los plantas de producción en España para ir a fabricar a Asia y así reducir sus gastos de producción despidiendo a sus empleados y aumentar sus beneficios? Me consta que en muchos sectores (textil, zapatos, joyería, loza, mecanizados...) es así. Estamos alimentando un gigante con un régimen dictatorial, cuyos obreros están en un estado de semiesclavitud, donde no se respetan los derechos humanos y se cobra a la familia de los condenados a muerte la bala de su ejecución.

Mientras tanto nuestros políticos viajan a China a estrechar lazos comerciales sin preocuparse de aumentar los aranceles o de proteger de alguna forma los artículos fabricados aquí. España se está convirtiendo en el país del intermediario, donde no se fabrica ni se produce nada. Simplemente se enriquecerán unos pocos, apoyados por la clase política, y los demás trabajaremos 12 horas, 7 días a la semana por 5 dolares diarios como los chinos. Viva la globalización.
Ejemplo de explotación infantil en china denunciado internacionalmente.
NIÑOS/AS QUE TRABAJAN PARA MC DONALDSLos juguetes que regala Mc Donald´s en su promoción los fabrican en China niñas de entre 12 y 17 años.Trabajan entre 14 y 18 horas. Tienen 15 minutos para comer y cuatro horas para dormir en las mismas fábricas. Al anochecer, las trabajadoras son registradas para comprobar que no han robado nada. Con sus puertas de metal y sus barrotes en las ventanas, estos talleres parecen más un cuartel militar. Montar, empaquetar, montar, empaquetar las 600 jóvenes trabajan como robots, sin levantar la mirada, darse un respiro o hablar entre ellas. Todas han llegado del campo tratando de salir de la pobreza y aquí están, montando y empaquetando muñecos de plástico, entre 14 y 18 horas al día, 15 minutos para comer, permisos reducidos para ir al servicio y cuatro horas para soñar. Una ruidosa sirena les devuelve a la realidad y anuncia el nuevo día mucho antes de que amanezca.

No hay comentarios: