sábado, 27 de noviembre de 2010

¿Para Renacer tenemos que decrecer?


¿Necesariamente la crisis deberá empeorar? (II)

"Es condición obligada que el estiércol generado sea lo sufientemente grande como para producir soberbias cosechas que..."El hombre actual apenas tiene criterio propio, se deja llevar. Hay una conciencia colectiva que decide por él y un pensamiento hegemónico que dicta sus criterios. De libertad, la justa, la que proporciona tener en el bolsillo un puñado de euros para poder adquirir el último cacharro tecnológico o pirarse un fin de semana lo más lejos posible con la finalidad de "evadirse". De justicia, poco importa, ya están las leyes hechas. De igualdad, mejor que no (¡a ver si el próximo pelotazo puede ser el mío!). De solidaridad (sol...qué? Qu'est-ce que c'est, ma chérie?).
Bien, lo anterior no es una broma, es lo que se palpa en el ambiente. Antes se hablaba de "masas", cuando desde la claridad que permite la perspectiva del alojamiento de una "élite", ésta podía excluirse de adocenados planteamientos, actualmente las masas han devorados a los disidentes hasta su casi desaparición. Hoy las diferencias no son culturales, sino de renta. La cultura como no se dirija al culto de la necedad y puerilización del "espectáculo visual al uso", no tiene interés. La cultura, como "cultivo" personal, es cosa de outsiders, si no forma parte del show business, no engancha.
Se deifica al trabajo poniendo como ejemplo la productividad del mercado laboral asiático donde aquel es realizado en condiciones que son muy precarias. Los logros conseguidos en Europa por un sindicalismo reivindicativo durante el siglo XX, son atacados, de forma implacable, hasta conseguir su abolición. Los trabajadores inexplicablemente asumen la culpa de "estar viviendo por encima de lo que merecen". La engañifa es total.
A pesar de todo, cabe una esperanza cierta. La crisis se ahondará en los tiempos venideros, es necesario que así sea. Es condición obligada que el estiércol generado sea lo sufientemente grande como para producir soberbias cosechas que, para bien, cambien la historia y amansen definitivamente a los depredadores posthumanos mas abyectos.
Lo mejor de todo es que los cambios regeneradores ya han comenzado, ya se están gestando, lo hacen a pequeña escala, local, de grupo, de individuo; son el germen, los primeros prototipos experimentales de algo nuevo

No hay comentarios: