jueves, 18 de agosto de 2011

OPINIÓN DE JUAN CARLOS MARTINEZ CONCEJAL ELECTO EN ALCORCÓN MADRID




Coincidimos con el resto de formaciones minoritarias en calificar esta reforma como anticonstitucional, atenta contra la democracia y limita la pluralidad que ampara la Constitución. ¿Qué legitimidad tendrán los resultados de las elecciones al Congreso y al Senado si, como consecuencia de esta reforma, nuestro partido, que cuenta con un promedio de más de 100.000 votos en las elecciones europeas, resulta excluido? ¿Qué legitimidad tendrán los resultados de las elecciones al Congreso y al Senado si de los 98 partidos que concurrieron a las últimas elecciones solo 8 pueden presentarse? Resulta tristemente paradójico que, cuando millones de personas indignadas han salido a la calle reclamando democracia real y una reforma de la Ley Electoral para hacerla más proporcional y participativa, los partidos tradicionales hagan justo lo contrario y blinden el bipartidismo con una Ley que limita e impide la concurrencia electoral de las fuerzas minoritarias.

También criticamos la actitud de la Junta Electoral Central que se ha negado a explicar la interpretación que hace la Ley Orgánica 2/2011 de 28 de enero y a concretar los requisitos exigibles a las fuerzas extraparlamentarias.

Pero, a diferencia de los demás, Los Verdes – Grupo Verde, primera fuerza extraparlamentaria en la mayoría de las circunscripciones provinciales, entendemos que esta Ley no puede aplicarse de forma retroactiva. La Ley dice que “los partidos que no hayan obtenido representación” deberán presentar firmas del 0,1% del censo electoral (unas 35.000 en total), pero en ningún sitio dice que se deba tomar como referencia las elecciones de hace 4 años. Los Verdes – Grupo Verde pediremos a la Junta Electoral Central que no aplique esa Ley en las próximas elecciones del 20 de noviembre sino, en todo caso, en las siguientes, ya que la Ley no puede ni debe tener efectos retroactivos.

Se da la circunstancia de que formaciones que concurrieron a las elecciones en coalición, como IU e ICV, se verán obligadas a repetir esa misma coalición incluso contra su voluntad si no quieren verse obligadas a recoger miles de firmas, ya que si concurrieran en solitario, o con nuevos socios en coalición, se trataría de entidades jurídicas distintas a las que obtuvieron representación y la Junta Electoral Central podría exigirles las firmas. Esto sería absurdo. Por ejemplo, Izquierda Unida concurrió a las elecciones autonómicas y municipales de mayo en Madrid en coalición con Los Verdes – Grupo Verde. Si ahora ambas formaciones quisieran volver a concurrir coaligadas, es posible que no puedan hacerlo por culpa de esta absurda Ley salvo que se sometan al requisito de recoger las firmas necesarias, lo que implica no solo una tremenda dificultad por la limitación del plazo establecido sino también un enorme coste económico al tener que hacerlo mediante notarios y fedatarios.

Es absurdo que la Ley se plantee con efectos retroactivos y además condicione la estrategia electoral de los partidos, en muchos casos fijada con anterioridad a la publicación de esta Ley Orgánica. Solicitaremos además la presencia de observadores internacionales en el proceso electoral para que se pronuncien sobre la validez de los resultados.

Si finalmente estas absurdas trabas burocráticas dispuestas para limitar o excluir la concurrencia electoral de las formaciones emergentes como la nuestra impiden la presentación de Los Verdes – Grupo Verde a las elecciones legislativas, nuestra formación no reconocerá el resultado de las urnas ni la legitimidad de cualquier gobierno que pueda resultar elegido merced a la aplicación de esta norma anticonstitucional.


Juan Carlos Martinez concejal electo de los verdes grupo verde Alcorcón con la formación iu+verdes.

No hay comentarios: