sábado, 6 de agosto de 2011


Vivimos en una sociedad donde nos han hecho interiorizar el individualismo más extremo. Se ha convertido en norma pensar que nada puede cambiar, que todo está perdido. Me pregunto si este pensamiento no es un mecanismo más para mirar a otro lado, un virus por el que nos dejamos contagiar consciente e inconscientemente para vivir en la comodidad. Sólo tengo una cosa clara, si no luchamos, nada cambiará, si nadie hubiera luchado, nada hubiera cambiado.

No hay comentarios: