lunes, 26 de septiembre de 2011

EL PELIGRO OCULTO EN LAS ONDAS



Mientras que en otros blogs que dicen que son verdes y de un partido que cada tres meses se cambia de nombre ,nosotros somo serios y damos información sería como es nuestra salud:









Existen en el mundo más de 3.500 millones de usuarios de teléfono móvil. Estos móviles funcionan gracias a las ondas que viajan por el aire, por lo que es de pura lógica concluir que dichas ondas electromagnéticas también estarán afectando al lector de este artículo en este preciso momento. Esa es la premisa del director palestino-estadounidense Talal Jabari, cuya primera obra Full Signal (Cobertura Total) trata sobre los peligros ocultos de las omnipresentes ondas electromagnéticas.19.09.2011, ladyverd.com Desde la aparición de los sistemas de telefonía GSM, un número creciente de antenas de móvil modela el paisaje de muchos barrios y pueblos del mundo entero para asegurar el servicio a los cada vez más numerosos usuarios de teléfono móvil. De hecho, estas antenas son tan prolíficas que en algunos lugares del mundo se hacen invisibles en el paisaje, con la misma sutileza con que los automóviles aparcados son invisibles en las calles. Y las que no dejan de ser visibles por su cotidiana presencia se esconden en chimeneas y campanarios o se disfrazan de astas de bandera, árboles y de los más variados recursos paisajísticos. Sin embargo, a pesar de que existen numerosas personas que sufren de electrohipersensibilidad (una alteración de los mecanismos de regulación biológica que padecen las personas sometidas una fuerte exposición a campos eléctricos o electromagnéticos y que, según la OMS, afecta a 1-3% de la población), no se está aplicando el principio de precaución. Según algunos expertos, estamos formando parte de un experimento biológico a gran escala que podría tener consecuencias desastrosas para la salud pública. No sabemos nada sobre los efectos a largo plazo que las tecnologías de la telefonía móvil pueden causar sobre nuestra salud. Sin embargo, vivimos expuestos a una enorme radiación electromagnética que, al ser invisible, no se considera como contaminación.
Talal Jabari es periodista. Tras muchos años utilizando su teléfono móvil, el director del documental Full Signal (Cobertura Total) tuvo un hijo y sólo entonces se preguntó sobre las posibles consecuencias de las ondas electromagnéticas sobre la salud humana. Los rumores corrían por el vecindario, y él tenía instalada una antena a tan sólo 50 metros de su dormitorio, así que se decidió a llevar a cabo una investigación que le llevó a realizar el documental Full Signal.A finales de 2010 se estrenaba esta película revolucionaria sobre los efectos que las ondas electromagnéticas causan en la salud del ser humano. “La industria de la telefonía móvil sabe perfectamente que, en el caso de sus productos, es casi imposible establecer un vínculo directo y claro causa-efecto”, afirma en el documental B. Blake Levitt, periodista experta en medicina y ciencia. “Por eso, también saben que pueden seguir promocionando esta tecnología, que nosotros seguiremos acogiéndola y que seguramente nunca se les responsabilizará de los males causados”.Se estima que entre 2% y 6% de la población mundial sufre electrosensibilidad, una dolencia que algunas personas desarrollan como reacción ante ciertas frecuencias de las ondas electromagnéticas. Los afectados no tienen un perfil específico y algunos de ellos sufren esta enfermedad de forma tan aguda que no les queda más remedio que “esterilizar” todos sus aparatos electrónicos y recluirse en sus hogares, o abandonar la ciudad. Lamentablemente, a pesar de que los síntomas son idénticos en el mundo entero, la enfermedad aún no se está tomando en serio y a quienes la padecen les resulta muy difícil encontrar un médico que les ayude a diagnosticar su problema.
Full Signal cuenta con subtítulos en español.El documental Full Signal habla con científicos del mundo entero que están investigando los efectos que la tecnología de la telefonía móvil tienen sobre la salud, con periodistas veteranos que llevan décadas llamando la atención sobre el tema, con abogados y legisladores que representan a quienes desean que las antenas queden reguladas. Asimismo, el documental nos lleva a una aldea en Palestina donde la población, tras comprobar el enorme aumento del número de casos de cáncer en las viviendas situadas más cerca de las antenas, logró erradicarlas de sus azoteas. Full Signal, rodada en diez países y seis estados norteamericanos, muestra una vez más cómo los intereses económicos pasan por encima de la salud pública. El documental propone que seamos los usuarios quienes tomemos la responsabilidad de utilizar menos los teléfonos móviles y de informarnos acerca de los peligros de las ondas electromagnéticas.

No hay comentarios: