martes, 4 de octubre de 2011

LO MEJOR DE MI DE PEDRO HERRERO.



Servir es estar al servicio de alguien para ser útil. Ahora bien, esto no quiere decir que debamos ser serviles. El que es servil se doblega antes las injusticias de la vida y se autodestruye como ser humano, pasa a ser una máquina antitética que solamente piensa en su porvenir.

El servil es capaz de engañar desde su madre hasta su Patria, hace todo lo que este a su alcance para satisfacer su ego. En cambio, el servidor o la servidora brinda un servicio para satisfacer las necesidades de la ciudadanía, no para satisfacer sus propios intereses. El buen servidor es cordial en el trato con los demás. Sirve sin esperar nada a cambio. La vocación de servicio debe ser parte de la filosofía de vida del servidor público, porque sino jamás se podrá lograr una fuerte y sostenible institucionalidad.

No hay comentarios: