viernes, 4 de noviembre de 2011

Hace dos día votarón a favor del wifi en las escuelas públicas de Alcorcón el PSOE Y UPYD









Menos mal que por tema de la deuda del consistorio el partido popular tumbo con los votos de iu los verdes el instalar WIFI en las escuelas públicas de Alcorcón , VOTARON EN CONTRA PP E IU LOS VERDES Y VOTARON FAVOR DEL WIFI EN LAS ESCUELAS DE ALCORCÓN PSOE Y UPYD ;




Se lo pasarón muy bien los concejales de todos los partidos cuando el concejal de los iu los verdes JUAN CARLOS MARTINEZ AGÜERA exponia el peligro de estos campos electromagneticos ,se reian de lo lindo con las gracietas del concejal de upyd ,yo también me rio que muchos de esos concejales que ni siquieran tienen estudios de Bachiller y son más inteligentes y tienen más conocimientos que la OMS ,y que expertos cientificos de renombre y de una altisima cualificación no les sirven para nada .


Estos politiquillos de pulpito ,son como el unguento amarillo que para todo se usa y para nada vale;eso sí lo importante era prevalecer los anteriores contratos y que pusieran wifi en las escuelas la salud les da igual lo importante es lo suyo y lo suyo ,eso sí tampoco tenían muy claro que es internet por cable y sin cable que es al que nos oponemos al inalambrico no al de reuters.




"IU LOS VERDES defendimos la salud de nuestros vecinos y vecinas y nos tomamos la opinión de los expertos muy en cuenta ,y hacemos siempre valer el principio de preocupación como no podría de ser de otra manera".

http://www.dsalud.com/index.php?pagina=radiaciones

La OMS incluyó a las redes WiFi en la categoría 2B: “posiblemente cancerígeno”


Nacionales
(09/06/2011).- La OMS incluyó días atrás a laptops, netboos y otros dispositivos que usan wifi en la categoría 2B, es decir, que "posiblemente" puedan provocar cáncer, al igual que los teléfonos celulares. "Debe haber por lo menos unos tres mil estudios llevados a cabo durante los pasados 20 años sobre estos efectos. Y hasta ahora, el 50 por ciento de éstos encontró algún efecto perjudicial", decía en 2007 el profesor Henry Lai, de la Universidad Estatal de Washington. Un porcentaje elevado si se tiene en cuenta que se trata de contraer una enfermedad terminal.
Lo cierto es que la radiofrecuencia de los teléfonos móviles, las torres de telefonía móvil y las redes WiFi emiten radiación.
Una investigación del programa de la BBC "Panorama" encontró que los niveles de radiación en un salón de clases de una escuela en Inglaterra eran tres veces más altos que los niveles de radiación emitidos por una torre de telefonía celular.
El debate sobre los efectos de la tecnología inalámbrica no es nuevo. Siempre se ha dicho que no se debe permitir que la radiación de una torre de telefonía móvil llegue al los patios de las escuelas.
Y ahora, mientras no se demuestre lo contrario, los expertos afirman que hay que tomar con precaución las posibles consecuencias de la radiación de la tecnología inalámbrica.
El problema es que quizá ya es un poco tarde, porque muchas escuelas alrededor del mundo se han unido a la revolución inalámbrica. En Gran Bretaña, casi 50 por ciento de las escuelas primarias y 70 por ciento de las secundarias tienen tecnología WiFi.
Además, muchos niños que ya están rodeados de estas emisiones en la escuela, regresarán a casa donde quizás también habrá radiación WiFi.
Bares, estaciones de tren, aeropuertos, hoteles... cada vez son más los lugares que implementan esta tecnología, incluso no cesan de conocerse noticias en las que incluso ciudades enteras pueden conectarse a Internet sin necesidad de cables. Aparentemente, la radiación posiblemente cancerígena va de la mano de una buena conectividad.
Hace apenas una semana, el Consejo de Europa aprobaba una resolución en la que pide a sus 27 Estados miembros que prohiban el uso de móviles en los colegios. Esta petición se apoya en el informe "El peligro potencial de los campos electromagnéticos y su efecto sobre el medio ambiente", y defiende que "el principio de precaución debe aplicarse incluso cuando la evaluación científica no permita determinar con certeza que hay riesgo".
Y en este marco, el gobierno de Cristina de Kirchner ("la sarmiento del bicentenario", como asegura La Nación que ha dicho sobre sí misma la presidente) está repartiendo a lo largo y ancho del país unas 3 millones de netbooks como parte del proyecto . Autoridades de localides del interior del país y del conurbano bonaerense hacen entrega día a día de estos dispositivos.
Una simple mirada al asunto muestra que el proyecto, lejos de acercar la educación a los jóvenes, los está perjudicando: por un lado, los maestros no saben realmente qué hacer con la nueva herramienta. Según el reporte del diario oficialista El argentino, ya han sido entregadas unas 600 mil netbooks en todo el país, aunque los 800 mil docentes implicados en el asunto todavía no han hecho las capacitaciones y se implicaron US$ 1.300 millones.
Durante la etapa II del proyecto (y concluído el 98 por ciento de la etapa I prevista para el 2010) las provincias de San Luis, Neuquén, San Juan, Tierra del Fuego y La Pampa aún no han recibido una sola computadora.
Con los docentes sin conocer la herramienta, no es extraño encontrar a los jóvenes beneficiados por el plan de gobierno pasarse la tarde sentados frente a bares o locales con wifi, no ya investigando para algún trabajo práctico con sus flamantes netbooks, sino chateando a través de Facebook o mirando videos en Youtube. A falta de tareas escolares, la herramienta se convierte en un elemento de distracción que los padres deben controlar comprometidos por una autorización firmada para desligar al gobierno de mayores responsabilidades en el uso del aparato.
De más está decir que en Internet están disponibles diferentes formas de saltear las medidas de seguridad instaladas en las computadoras repartidas por Cristina, por lo que cualquier tipo de control gubernamental es fácilmente burlado por los jóvenes.
La iniciativa sigue la senda marcada por el proyecto "One Laptop per child" iniciada por Nicholas Negroponte, fundador del Media Institute of Technology, en 2007, casualmente el mismo año en que la BBC advertía sobre los riesgos crecientes del uso del wifi por sus (ahora) posibles cualidades cancerígenas.
Ese programa entregó en la Argentina unas 60 mil laptops. Cristina de Kirchner estaría repartiendo 3 millones (ya lleva 600 mil entregadas). Tres millones de computadoras que no sólo estarán irradiando ondas cancerígenas 24 horas al día sobre los alumnos, sino que además (y por ahora) no está ni cerca de cumplir con su objetivo educador.

El "wifi" puede afectar al desarrollo cerebral de los niños
Los expertos reunidos en el encuentro «Radiaciones No Ionizantes» han abogado por retirarlo de los centros educativos
Expertos han alertado de que el wifi puede afectar al desarrollo cerebral de los niños y han abogado por retirarlo de los centros educativos, durante un encuentro sobre «Radiaciones No Ionizantes» celebrado este viernes en la sede de la Unión Europea en Madrid. «Su cerebro aún está en proceso de formación y los campos electromagnéticos pueden afectar a su desarrollo», ha alertado el director del Laboratorio de Bioelectromagnetismo del Centro de Tecnología Biomédica de la Universidad Politécnica de Madrid, el doctor Ceferino Maestu. De esta manera, ha afirmado que «ya se está viendo en ellos muchas alergias y otros trastornos que podrían estar relacionados con este fenómeno». Por su parte, el coordinador de la Unidad de Fatiga Crónica del Hospital Clínic de Barcelona, el doctor Joaquín Fernández-Solá, ha señalado que los wifis están presentes en colegios, domicilios, vías públicas y ha hecho hincapié en los efectos acumulativos de estas radiaciones. "Hay un auténtico bombardeo de radiaciones", ha insistido. La Organización para la Defensa de la Salud, integrada en la Fundación Vivo Sano, en colaboración con la Fundación para la Salud Geoambiental y la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid pusieron en marcha recientemente la campaña «Escuela sin wifi». «En Europa hay un verdadero movimiento para retirar los wifis de los centros docentes y en su lugar utilizar el cable. Tecnológicamente existen posibilidades que no ponemos en práctica sólo por comodidad. En Francia, el parlamento ya debatió sobre este asunto hace dos años», ha explicado la catedrática de Biología Celular y Magnetobiología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Zaragoza, la doctora María Jesús Azanza. Por su parte, el coordinador federal de Ecología y Medio Ambiente de IU, José Luis Ordóñez Fernández, ha informado de que su grupo ha presentado una proposición no de ley en el Congreso dirigida a proteger de las radiaciones no ionizantes a los colectivos más vulnerables.Reclaman más estudios en España para demostrar los efectos en la salud las radiaciones de las nuevas tecnologías.




Europa Press Diferentes investigadores, abogados y políticos han reclamado más estudios científicos y financiación que demuestren los efectos que las radiaciones de los dispositivos tecnológicos pueden tener sobre la salud de sus usuarios, según han destacado en el Simposio Europeo sobre Radiaciones no Ionizantes organizado en Madrid por la Fundación para la Salud Geoambiental.Diferentes investigadores, abogados y políticos han reclamado más estudios científicos y financiación que demuestren los efectos que las radiaciones de los dispositivos tecnológicos pueden tener sobre la salud de sus usuarios, según han destacado en el Simposio Europeo sobre Radiaciones no Ionizantes organizado en Madrid por la Fundación para la Salud Geoambiental.Según ha destacado el jefe de la sección de radiaciones no ionizantes del hospital Ramón y Cajal de Madrid, Alejandro Úbeda, el conocimiento sobre los efectos de las radiaciones no ionizantes es "aún insuficiente", y eso "da lugar a la controversia científica y a mensajes encontrados por parte de las autoridades sanitarias nacionales e internacionales, lo que provoca confusión entre los ciudadanos".De hecho, recuerda una reciente encuesta que demostró que hasta el 68 por ciento de los españoles piensa que las radiaciones procedentes de la telefonía móvil pueden causarles daños de algún tipo."Lo que uno esperaría, con este panorama, es que España invirtiera más que otros países en investigar los efectos de las radiaciones no ionizantes", reconoce este experto, matizando que, sin embargo, está entre los últimos países de la Unión Europea en cuanto a financiación de este tipo de estudios.A su juicio, esto no se debe a la falta de equipos que quieran y puedan investigar, sino a la financiación, que "ha sido muy pobre hasta ahora y no siempre bien gestionada", relató.Además, recuerda que los estudios que se están realizando se basan en financiaciones concedidas antes de la crisis por lo que "en el futuro habrá aún menos financiación", de ahí que reclame programas de investigación a largo plazo que tuvieran su financiación garantizada a lo largo de todo el proyecto.Y UNA AGENCIA PÚBLICA QUE ADMINISTRE LA FINANCIACIÓNAsimismo, también propone la creación de una agencia pública que administre la financiación de estos estudios, ya que reconoce que el procedimiento de adjudicación de la financiación tiene que estar "muy tutelado" a fin de "evitar acusaciones posteriores de sesgos en los estudios o en los resultados"."La financiación debería estar administrada por una agencia pública que distribuyera el dinero entre los distintos proyectos de investigación basándose en criterios objetivos", explicó.Según Úbeda, esta agencia debería estar formada por un panel interdisciplinario de expertos investigadores en bioelectromagnética y biofísica que evalúen las propuestas y vigilen el interés de los proyectos.En un sentido similar se expresó Ceferino Maestu, director del laboratorio de Bioelectromagnetismo de la Universidad Politécnica de Madrid, quien lamenta las "dificultades para avanzar en el conocimiento de los efectos de las radiaciones en la salud"."Las personas reciben todas esas frecuencias a la vez y eso tiene un efecto acumulativo en su organismo, pero los poderes públicos han dimitido de su responsabilidad de controlar todo lo que afecte a la salud de los ciudadanos, al menos en este campo", añadió.

No hay comentarios: