domingo, 9 de diciembre de 2012

EN ALCORCÓN ESTÁ CONSTRUYENDO LA BANCA COMO PROMOTORA .

La banca siempre gana como dicen  en los casinos, en nuestro pueblo la misma entidad que embarga y desaloja a las personas de sus casas  y  que recibe ayudas del estado también sigue construyendo viviendas,esto es una crisis, ¡ NO!, es una monumental estafa......
Anida es una de las unidades de negocio inmobiliario del Grupo BBVA. Como tal se ha sumado al grupo de inmobiliarias de bancos y cajas de España dedicadas a la venta de inmuebles procedentes de impagos, liquidación de pagos de promotoras que no han podido vender sus viviendas, así como la venta de pisos resultado de dación de pagos. 


PARQUE OESTE SOLAR DE LA ESTACIÓN DE LAS RETAMAS.
HAGAMOS UN REPASO HISTÓRICO DE LOS TERRENOS DONDE SE CONSTRUYE .

ESTE ARTÍCULO SE PUBLICO EN EL 2008 EN EL DESAPARECIDO AQUI Y AHORA.

Opción:¿el regreso de un muerto viviente?
Por Juan Jose Yañez
Última actualización 26/05/2008@20:06:33 GMT+1
Después del fracaso del proyecto original del Centro de Ocio Opción, que llevó a la ruina a decenas de comerciantes y dejó en el paro a cientos de trabajadores, la promotora Sacresa anunció su relanzamiento. ¿Cómo se llegó a esa decisión y quiénes la apoyaron?Jonathan tiene un indisimulable acento latinoamericano. Trabaja de camarero en uno de los pocos restaurantes que aún resisten en Opción y asegura entre risas y con simpatía: “Acá estamos, esperando que nos velen”.



Unos 30 empresarios y más de 200 trabajadores. Ese es el saldo de damnificados que dejó la supuesta mala administración y comercialización del Centro de Ocio Opción, ubicado en Parque Oeste de Alcorcón

La historia ya es conocida: la deficiente comercialización de un centro comercial que, por diferentes razones, termina convertido en un centro exclusivamente dedicado al ocio, algo que, según todos los expertos, sólo tenía al fracaso como destino: los centros orientados exclusivamente al divertimento en España no han funcionado nunca.
En menos de seis años, la incorrecta planificación ha hecho fracasar la iniciativa llevándose consigo a decenas de pequeños comerciantes y dejando sin trabajo cientos de trabajadores. Hoy, ir a Opción es encontrarse con una estructura gigante casi vacía, con locales cerrados y sin clientes en los pocos negocios que sobreviven. Se ha transformado en un centro comercial fantasma.

Una vez vislumbrado el fracaso comercial, la mayoría de los comerciantes decidió asumir la perdida inicial e irse con 200 mil euros menos. A muchos, la promotora Sacresa les ofreció condonar un tanto por ciento de la renta, pero si aceptaban firmar una renuncia a algunos derechos y acceder a ser desahuciados en un año.
“Que el centro no funcione no es culpa de la empresa, pero sí es culpa de ellos la mala gestión y que ofrezcan una cosa y te den otra. Durante los primeros años, los argumentos de defensa eran: sólo les va mal a vosotros porque a los demás les va bien. Si ahora de los 30 negocios, han cerrado 25 la cosa está más clara”, cuenta Tim Witthaus, uno de los comerciantes afectados
Cuando el desastre comercial se hizo visible e inevitable, Sacresa empezó a pensar qué cosas se podían hacer para reflotar la idea y transformar el emprendimiento en económicamente rentable.

Pero antes tenían que encontrar soluciones para algunos de los inconvenientes que surgían al pensar el nuevo Centro Comercial: el cambio del destino previsto para los terrenos, la concesión de los permisos de construcción y la habilitación para la instalación de un nuevo hipermercado en la zona.
“Han dicho: ‘este emprendimiento es un desastre y vamos a ir echando a los que están, por la buenas o por las malas, como podamos, y vamos a recomercializar y cambiar radicalmente el centro’. Y entonces, se dieron cuenta que para hacer eso necesitaban más metros aún para poder meter un supermercado”, afirma Witthaus.
“Esos terrenos tenían autorizaciones para unos usos determinados, concretamente, comerciales. Pero los metros comerciales estaban ya absorbidos por lo que era el centro antiguamente, con lo cual ya no había disponibilidad de espacio. Entonces, gracias a la colaboración del Ayuntamiento local, llegan a un acuerdo: ‘nosotros les damos una cantidad de dinero, construimos un centro cívico, una escuela y al mismo tiempo vosotros nos recalificáis las otras parcelas para hacer viviendas. De forma que el negocio es redondo”, dice Witthaus.

En abril de 2006 el Ayuntamiento de Alcorcón hacía un anuncio a bombo y platillo: la construcción de más de 500 viviendas protegidas en lo que se dio a llamar “el nuevo Barrio de la Universidad”, ubicado en el entorno de la estación de Cercanías de Las Retamas. Además, se anunciaba la construcción de una escuela infantil y un centro cívico público que serán construidos con cargo a los promotores privados.
“Precisamente, los promotores cederán al Ayuntamiento 28 millones de euros en concepto de plusvalías, que destinarán a la realización de inversiones para la ciudad. El desarrollo de este nuevo barrio de la ciudad, que completará el desarrollo del Parque Oeste, contará también con alrededor de 720 viviendas libres”, explicaba el comunicado de prensa.

El proyecto del nuevo barrio abarcaba una superficie total cercana a los 194 mil metros cuadrados, de los cuales en torno a 55 mil, más de un 25 por ciento, se dedicarán a zonas verdes.

Para lograr el desarrollo de este enclave, las autoridades alcorcoreñas tuvieron que modificar el Plan General de Urbanismo. Esta revisión también tuvo que ser ratificada por al Comisión de Urbanismo de la Comunidad de Madrid.

La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Comunidad, en una resolución de marzo de 2006 publicada en el Boletín Oficial informaba: “Se trata de una actuación conjunta de las tres parcelas que persigue concluir el ‘Barrio Universidad’, situado dentro del Parque Oeste, reordenando los usos actuales, dotando de edificabilidad residencial a la parcela 76 y creando nuevas dotaciones públicas tales como: nuevos espacios verdes, una escuela infantil y un centro cívico de barrio”.

Uno meses después, otra resolución, en este caso de la Consejería de Economía e Innovación Tecnológica, confirmaba las autorizaciones para los cambios y modificaciones de los destinos de los terrenos: “Se confirma la autorización de que el Centro de Ocio ‘Opción’ se transforme en un Centro Comercial y de Ocio, ubicado en el Parque Oeste, en el Municipio de Alcorcón, con ampliación de superficies y redistribución de usos, resultando una superficie de exposición y venta de 21.919 metros cuadrados, de los cuales 9.650 se destinarán a hipermercado y 12.269 a una galería comercial, así como 9.907 metros a superficie de ocio y 2.973 de restauración”.
“Es sospechoso y sorprendente que, si hay demasiados metros comerciales, se hayan podido trasladar los metros a esa otra parcela, para poder crear allí un Carrefour”, dice Witthaus.
“Ahora Sacresa tiene la posibilidad de comercializar viviendas libres. Sí, en un momento de crisis inmobiliaria, pero al final han hecho lo que han querido”, continúa.

El portavoz del PP en Alcorcón, Fernando Díaz, denunciaba en junio de 2005 junto a los comerciantes que estaban en ese momento instalados en Opción que la promotora pretendía rescindir el contrato de alquiler y no contar con ellos para el relanzamiento del centro comercial.

El PP, oposición del gobierno local, culpaba a las autoridades locales de la modificación del Plan General de Ordenación Urbana que permitía cambiar el uso del suelo de ocio a comercial. Díaz criticaba también el cambio de calificación para poder construir en esos terrenos vivienda libre.

Sin embargo, unos meses después, el Grupo Popular local firmaba un convenio con la sociedad Tesana 97, responsable del centro, para “dar prioridad a los pequeños y medianos comerciantes en el nuevo mix comercial que se va a construir en Opción”.

Además, se garantizaba “a los restauradores ubicados actualmente en el Centro de Ocio Opción la prioridad a la hora de formar parte” del nuevo proyecto.

Según declaraciones de Fernando Díaz “además, al firmar el convenio hemos pretendido fomentar la integración y el desarrollo de la actividad comercial, promoviendo la amplitud y variedad de oferta para los ciudadanos de nuestro municipio”.

Para Eloy de Miguel, el representante de Tesana 97 en ese acto, el acuerdo se firmaba para “el bien de Alcorcón, de los comerciantes y de las pymes”.
“Actualmente, sólo hay un puñado de locales gastronómicos funcionando en Opción. Si es que en verdad se les va a dar prioridad a ellos, no será demasiado el esfuerzo que deberá realizar la promotora”, afirman los comerciantes afectados, y pronostican: “Les va costar mucho comercializar el nuevo Opción, porque les interesa que vaya Zara, H&M, Fnac, Carrefour, pero no les interesa el pequeño empresario. Les han ofrecido seguir al que a ellos le interesa y al resto que le den”.

Los comerciantes consultados confirman que el rumor de que allí iba a ir un Mercadona o un Carrefour estaba dando vueltas desde hace tiempo, aunque legalmente era imposible que se instalase nadie porque estaban todos los metros ocupados. “Entonces, cuando se firma el convenio con el Ayuntamiento, se deja claro que algo iba a pasar, la pregunta era cuándo”, dicen. Ese momento parece haber llegado.

La recomercialización ya ha comenzado. Por ejemplo, y aunque los cines del Centro Comercial Opción cerraron a principios de mayo, según la página web de Metrovacesa la misma compañía, CineBox, ya ha llegado a un acuerdo para reabrir con la reinauguración, según lo refleja el proyecto de ampliación.

La reapertura del centro está prevista para principios del 2010. Por esto llama poderosamente la atención que el mismo espacio físico en el que está proyectada la instalación del Carrefour sea el mismo que está actualmente ocupado por las discotecas y por los bares de copas, negocios con contratos de alquiler vigentes hasta el año 2012. “Hasta ahora, nadie se ha puesto en contacto con nosotros”, dicen estos empresarios.

Pero, ¿cómo se ha obtenido una licencia de apertura para un supermercado en una zona en la que a menos de cien metros ya hay otro instalado? El presidente de Carrefour España es Rafael Arias Salgado, ministro de Fomento durante 1996 y 2000, años del primer gobierno del presidente Aznar.
“La Comunidad de Madrid fomenta las grandes superficies y es, cuanto menos sospechoso, que el presidente de Carrefour España haya conseguido una licencia. Se podrá decir cualquier cosa, pero no que no hay saturación comercial en ese área. Estoy seguro que tiene mucho que ver esa relación personal en el hecho de conseguir esa habilitación”, dice uno de los comerciantes consultados 
“Si soy Sacresa y tengo la suerte que me llevo bien con el PP, con los que firmo un convenio para ayudar a los comerciantes; también me llevo bien con el PSOE, para que me recalifiquen los terrenos; y si, además, el presidente de Carrefour es amigo personal de Esperanza Aguirre, está todo solucionado”, asegura.
“Pero sea Sacresa, Tesana 97 o Metrovacesa, siempre es el Grupo Sanahuja (empresa de carácter familiar presidida por Román Sanahuja) quien estás detrás y quienes han manejado los pormenores”, dice Witthuas.
“¿Cómo es posible que me hayan engañado de esa forma?. Me han mentido desde el primer día hasta el último?”, se lamenta.


“Han sido unos socios desleales”


Las polémicas sobre la absorción de Sacresa, promotora de Opción, dentro del grupo inmobiliario Metrovacesa aún resuenan con fuerza.

Joaquín Rivero, en diez años, y a base de fusiones y ampliaciones de capital, se convirtió en el presidente de la mayor inmobiliaria de la zona euro: Metrovacesa.

En septiembre de 2006, Rivero tenía un 6,66% de las acciones de la compañía y mantenía una dura batalla con los principales accionistas del grupo, la familia Sanahuja, en ese momento propietarios del 24,29% del capital.
“Han sido unos socios desleales. No han jugado limpio”, aseguraba Rivero en declaraciones al diario El País.

Las quejas de Rivero se originaban en la presentación, casi por sorpresa, de una OPA lanzada sobre Metrovacesa en aquellos días. A través de su sociedad Cresa Patrimonial ofrecieron 82 euros por acción.
“¿Cree que los Sanahuja han jugado limpio?”, preguntaban desde el periódico madrileño. “No, absolutamente no”, respondía Rivero y continuaba: “Román Sanahuja me dijo que su participación se quedaría en el 15%, pero un buen día compró un 5% y luego otro 5%. En otro consejo aseguró que ahí se quedaba y, a los pocos días, ¡lanzó su OPA por otro 20%! Ellos juegan sin tener en cuenta lo que quiere el resto. No han tratado de llegar a acuerdos. Me han engañado durante tres años. Los Sanahuja han sido unos socios desleales”.
“Román Sanahuja, cuando entró en Metrovacesa, estuvo tres años como un corderito. ¡No podía ser más amable! Primero hubo un pequeño incidente. A finales del año pasado quiso vender unas propiedades suyas a Metrovacesa, pero yo le dije que la tasación decía que no valía lo que él pedía. Me dijo: ‘Tú y yo ya sabemos lo que vale’. Yo le dije que esto es una empresa cotizada, donde no se hacen las cosas entre tú y yo, porque no somos los dueños. Y lo encajó bien. El verdadero detonante creo que llegó cuando él, que ya había alcanzado una participación del 24%, trató de forzar algunas operaciones.

La OPA lanzada por el Grupo Sanahuja fue un éxito: actualmente el 70,60% de la compañía inmobiliaria es de su propiedad.

No hay comentarios: