De momento, sólo Madrid, Barcelona y Valencia disfrutarán del carril corruptos, aunque se espera que en poco más de seis meses se instalen carriles en cualquier localidad que cuente con Ayuntamiento o algún otro tipo de organismo oficial susceptible de ser saqueado. Según la Dirección General de Tráfico, estos carriles descongestionarán el tráfico rodado en casi un cuarenta por ciento, teniendo en cuenta que en las horas punta pueden llegar a circular por una gran avenida hasta catorce mil corruptos a la hora. Las nuevas vías podrán absorber la circulación de imputados en ambos sentidos, y contarán con un área de servicio cada doscientos cincuenta metros en la que dispondrán de una entidad financiera, un prostíbulo y una iglesia. La circulación por el carril corruptos tendrá los mismos privilegios que los coches de Policía, Bomberos, Ambulancias y Fallera Mayor de Valencia. El carril bici, que ahora será ocupado por esta nueva vía, pasará a ser subterráneo.