domingo, 20 de enero de 2013

EL PSOE Y EL PP SE RETROALIMENTAN Y SE NECESITAN.





PP y PSOE están asustados. La últimas encuestas son demoledoras. Ambos partidos se derrumban en cuanto a intención de voto. Juntos, apenas superarían la mayoría. Su reacción ante estos datos es un intento desesperado por no soltar los privilegios que atesoran como casta. Los dos comparten la idea de reducir la circunscripción electoral, última propuesta formulada por Rubalcaba. Con circunscripciones más pequeñas lo que pretenden conseguir es sencillo de explicar: obtener, a pesar de contar con menos votos, más escaños de los que les corresponden porcentualmente. Es decir, blindan el sistema para que, aún perdiendo electorado, sigan obteniendo un resultado favorable para ellos y negativo para el resto de opciones políticas, además de injusto e ilegítimo. Ambas formaciones no tienen el valor ni la honestidad suficientes para llevar a cabo la reforma necesaria que hace más legítima cualquier democracia: una circunscripción única donde todos los votos cuenten igual y listas abiertas para que los ciudadanos elijan a quienes deseen, no a quienes imponen desde los aparatos de los partidos. Con las medidas que proponen se favorece el bipartidismo que tanto les interesa para seguir perpetuándose en el poder aún perdiendo votantes y, cuando gana el bipartidismo, perdemos los ciudadanos.

http://www.lasprovincias.es/agencias/20130115/mas-actualidad/politica/rubalcaba-quiere-circunscripciones-pequenas-para_201301151259.html



PP y PSOE están asustados. La últimas encuestas son demoledoras. Ambos partidos se derrumban en cuanto a intención de voto. Juntos, apenas superarían la mayoría. Su reacción ante estos datos es un intento desesperado por no soltar los privilegios que atesoran como casta. Los dos comparten la idea de reducir la circunscripción electoral, última propuesta formulada por Rubalcaba. Con circunscripciones más pequeñas lo que pretenden conseguir es sencillo de explicar: obtener, a pesar de contar con menos votos, más escaños de los que les corresponden porcentualmente. Es decir, blindan el sistema para que, aún perdiendo electorado, sigan obteniendo un resultado favorable para ellos y negativo para el resto de opciones políticas, además de injusto e ilegítimo. Ambas formaciones no tienen el valor ni la honestidad suficientes para llevar a cabo la reforma necesaria que hace más legítima cualquier democracia: una circunscripción única donde todos los votos cuenten igual y listas abiertas para que los ciudadanos elijan a quienes deseen, no a quienes imponen desde los aparatos de los partidos. Con las medidas que proponen se favorece el bipartidismo que tanto les interesa para seguir perpetuándose en el poder aún perdiendo votantes y, cuando gana el bipartidismo, perdemos los ciudadanos.

No hay comentarios: