lunes, 2 de diciembre de 2013

UN ALCORCÓN AGONIZANTE.



Un viandante que se situé en cualquiera de la calles fronterizas de nuestro querido pueblo ,ahora convertido en una ciudad sin alma, se encontrará con un catálogo consumado de horrores urbanísticos y paisajisticos acumulados durante muchas décadas de incurias municipales.Si se coloca en la carretera de Leganes y mira hacia la avenida Jose Aranda Catalan,la vista se sobresalta al ver las deformidades del mobiliario urbano, y horrores  de obras en los parques,plazoletas ,etc.  Y poniendo fin a este éxtasis Hortera de nuevos ricos que nos embarco ahora debemos más que Alemania cuando termino la guerra.
Estas plazas recientes carisimas mal terminadas tienen corta vida , están vistas para sentencia en las próxima legislatura, una obra cada tres años aproximadamente.
"Esta ciudad dormitorio esta agonizante por fuera y por dentro asfixiada por el acarreo de obras sin orden y concierto."

Sostenía un gran Escritor y pensador como era Azorín que por algún sortilegio maligno ,los Alcaldes españoles,en cuanto recibían el bastón municipal se dedicaban furiosamente arrancar árboles ,como si fueran incompatibles con el progreso .Todas estas ciudades acomplejadas y tremendamente horteras se dedican a esconder o destruir todo lo que huela ,contenga y sepa a nuestro pasado histórico ,véase la destrucción de todas las casas bajas del centro de la ciudad con su gran pasado hasta la fuente de la plaza de la hispanidad paso a mejor vida destruida por la piqueta municipal;El último reducto con aire de color sepia que ha caído , ha sido el bar el Chuleta que estaba integrado en el paisaje de casas bajas que fue el principio de Alcorcón y de sus antiguos pobladores y fundadores ,que a nadie se le olvide.
Estas autoridades de dedican acumular cachivaches,trastos y desperdicios de variado pelaje en cualquier espacio público tocado con la dignidad de lo vació .En toda la ciudad se amontonan farolas del XIX,XX,XXI, en diseño, al igual que los bancos ,estatuas plantadas deprisa y con ese carácter provisional que es para siempre que con tanto celo aplica la Administración.
Todo superpuesto en feroz desarmonía sin respeto hacia la estética.la proporción o la mirada del viandante,que en la ciudad es la medida de todas las cosas.

No hay comentarios: