miércoles, 18 de marzo de 2015

El miedo de los lobos

Cádiz
Esto no es Caracas, es Cádiz. No en los tiempos de la postguerra, ahora. Esto es lo que quieren ocultar, lo que pretenden silenciar. El enemigo de España no es Maduro, ni Putin, ni los chinos ni los iraníes, el enemigo de España y de Europa es la avaricia de la dictadura financiera mundial y los esbirros que con tanto celo la representan y defienden, gente cuyo dios es el dinero, cuya biblia es la cuenta de resultados y cuyos templos son las lujosas oficinas de Wall Street y de la City de Londres.
¿Qué ha ocurrido en España para que en menos de una década haya personas con hambre, en paro, durmiendo bajo los puentes? ¿Qué ha ocurrido para que seamos trabajadores pobres? ¿Para que haya desaparecido la clase media? ¿Para que nuestros mayores no puedan calentarse en invierno, para que las necesidades básicas sean inaccesibles? ¿Ha habido una guerra europea? ¿Un terremoto apocalíptico? ¿Una pandemia medieval que haya diezmado a la población y asolado los recursos? ¿Una explosión nuclear? Si nada de esto ha ocurrido, ¿por qué nos vemos así en tan poco tiempo?
Por la avaricia de una élite financiera mundial, por el eficaz golpe de mano que han dado y por la corrupción y la indecencia de los gestores que trabajan para esa élite y no para usted. Sin embargo, es usted quien pone a esos gestores y usted quien los quita. Esa gentuza no teme a nada ni a nadie, salvo a una cosa: a su voto. El día que usted lo decida, esos gánsteres sin escrúpulos que intentan apoderarse del mundo se quedarán sin criados en los Gobiernos europeos y entonces no serán nadie. Pero debe quitarlos usted. Y harán lo imposible para que nunca ocurra: lo asustarán, lo confundirán, lo manipularán, le mentirán, lo enemistarán, lo chantajearán… Y tienen medios para hacerlo. Pero si usted quiere, nunca lograrán verlo en esa cola de la fotografía. Ni a usted ni a sus hijos.
Esta foto está sacada en Cádiz. Si tiene dudas o miedo a la hora de votar, recuerde algo: los terroristas financieros y los mercenarios a su servicio muerden a unos con más furia que a otros. A los que más temen, más atacan. Y sepa que no los atacan mirando por usted, ni por el bienestar de sus hijos ni por el porvenir de España. Los atacan porque los temen, y lo que teman los lobos es bueno para l

No hay comentarios: