jueves, 16 de junio de 2016

PROGRAMA RECORTES CERO GRUPO VERDE 26 J


ELECCIONES 2016


Redistribuir la Riqueza al Parlamento

Solo hay dos caminos posibles para España: Redistribuir la Riqueza, o sufrir un aumento de los recortes y la precariedad para el 90% de la población.
El FMI, la Comisión Europea y el Banco de España amenazan con imponer nuevos recortes sociales y salariales tras el 26-J. Junto con una nueva reforma laboral y otra reforma de las pensiones que las recorte y avance hacia la privatización.
Ha llegado el momento de que la redistribuciòn de la riqueza entre en el Parlamento.
Toda la política española se basa, desde 2010, en una gran mentira: la de que no hay dinero. Primero Zapatero y luego Rajoy no han parado de repetirnos que los recortes sociales o la rebaja salarial son medidas “dolorosas pero inevitables”. Y que de no haberlas tomado habríamos caído en el infierno del “rescate total” como Grecia.
Es mentira. Nuestro país dispone de gran riqueza y de muchos recursos.
Somos el 14º país del mundo por volumen de PIB y la cuarta economía de la zona euro, una de las áreas más desarrolladas del planeta. El problema es quién se apropia de esa riqueza y al servicio de qué intereses se pone.
Centran toda nuestra atención en los sonados escándalos de corrupción o en los “papeles de Panamá”. Levantando una lógica indignación. Pero esa es solo una pequeña parte del saqueo que hemos sufrido.
Entre 2010 y 2014, al 90% de la población española se nos han impuesto rebajas salariales, recortes sociales y subidas de impuestos por valor de 290.400 millones de euros. Es como si a cada uno nos hubieran quitado desde 2010 un total de 6.243 euros.
En ese mismo período de tiempo, sin embargo, los beneficios de la banca nacional y extranjera, de monopolios y multinacionales, aumentaron hasta sumar más de 700.000 millones de euros.
La realidad es que el 77% de la riqueza que existe en España está bajo el control de un pequeño puñado de bancos, monopolios, grandes fortunas y el capital extranjero.
Somos uno de los países más ricos del mundo, pero nos condenan a ser un país de camareros y licenciados exiliados, donde más del 40% de la industria nacional está en manos del capital extranjero.
No habrá futuro de progreso para las próximas generaciones si se sigue por el camino de una España exclusivamente volcada a los servicios y el turismo, desmantelando el tejido productivo y entregando los derechos sociales y laborales a la voracidad de los grandes capitales nacionales y extranjeros.
Necesitamos un nuevo modelo de crecimiento, que genere riqueza y empleo al servicio de los intereses de la mayoría. Basado en un modelo productivo que libere a España de cuatro grandes dependencias que asfixian nuestro desarrollo: la dependencia de la financiación exterior, la de producir para unos pocos mercados, la dependencia energética y la dependencia de cuotas y límites de producción impuestas por Bruselas. Presidido por una nueva política ecológica que cambie el desarrollismo depredador por la sostenibilidad, se enfrente a la contaminación y al cambio climático.
Y la alternativa es redistribuir la riqueza.
Redistribuir la riqueza es poner los enormes recursos de los que dispone nuestro país y los multimillonarios beneficios que hoy concentran un pequeño puñado de bancos, monopolios, grandes fortunas y el capital extranjero al servicio del desarrollo de la economía nacional creando más riqueza y empleo al servicio de las necesidades de los ciudadanos.
Redistribuir la riqueza no es repartir una pequeña parte para “paliar los efectos de la crisis” en los sectores más vulnerable y empobrecidos. Ni “repartir el empleo” multiplicando los trabajos temporales y por horas, o con empleos precarios subvencionados por el Estado a base de más deuda para hoy y más empobrecimiento para mañana.
Es posible en una legislatura de cuatro años “remover” más de 300.000 millones de euros que ahora controlan y disfrutan la oligarquía y el capital extranjero, para destinarlos a reactivar la economía iniciando el cambio de modelo económico, a generar nueva riqueza y empleo y elevar el nivel de vida de la gran mayoría de la población.
Esto sí es redistribuir la riqueza, y no lo es destinar unas decenas de miles de euros a “repartir más equitativamente” la miseria.
Ha llegado el momento de que los ciudadanos impongamos otra gestión de los recursos, para que quienes se apropian y disfrutan para su beneficio exclusivo de la mayor parte de la riqueza, devuelvan una parte sustancial, y sus multimillonarios beneficios contribuyan a la economía nacional y a elevar las condiciones de vida de la población.
Por ello, Recortes Cero-Grupo Verde, la quinta candidatura con un programa nacional, propone otro proyecto de país sobre la base de redistribuir la riqueza, defender la soberanía, ampliar la democracia y fortalecer la unidad de todo el pueblo.

I REDISTRIBUIR LA RIQUEZA
Para reactivar la economía, acabar con el paro, revertir los recortes y ayudar a las personas.

Redistribuir la riqueza subiendo salarios y pensiones son las primeras medidas que propone Recortes Cero – Grupo Verde. No sólo porque es de justicia subir el nivel de vida de la inmensa mayoría de la población, sino también porque supondría un impulso al consumo y la demanda interna, reactivando el principal motor de desarrollo de la economía nacional de la que dependen la mayoría del empleo y las pymes del país.
1 Redistribución salarial.
Ningún salario por debajo de 1.000 euros netos al mes. Y ninguno por encima de 10.000.
Más de 7,33 millones de trabajadores no llegan ni a “mileuristas”, cobran menos de 1.000 euros al mes. Mientras una ínfima minoría, unos 106.951 ultraprivilegiados, declaran, según la Agencia Tributaria, cobrar una media de 245.400 euros al año más de 20.000 euros mensuales.
Es posible subir los salarios a un mínimo de 1.000 euros por 14 pagas mensuales, sin que sea necesario aumentar el gasto público o el endeudamiento del Estado, sino a través de la redistribución salarial.
Recortes Cero – Grupo Verde propone:
-Aplicar un salario máximo de 10.000 euros, para que nadie cobre menos de 1.000.
-Aplicar de forma inmediata la redistribución salarial en el empleo público y en las empresas dependientes del Estado para que ningún trabajador cobre menos de 1.000 euros y ningún alto cargo más de 5.000 euros al mes.
-Prohibir a todas las Administraciones y empresas públicas cualquier tipo de negocio, adjudicación, contrato o convenio con empresas, incluidos bancos, que incumplan la redistribución salarial.
-No permitir la aplicación de EREs en las empresas que no apliquen el máximo salarial.
-Crear una Mesa de Negociación Colectiva (sindicatos, empresarios y Administración) para extender la redistribución salarial a todas las empresas.
-Igualdad salarial de hombres y mujeres.
Para elevar el salario mínimo a los 1.000 euros necesitaríamos 16.894 millones de euros.
Basta con aplicar un salario máximo de 10.000 euros a los 106.951 ultraprivilegiados que, según Hacienda, declaran ganar más de 10.000 euros al mes para para liberar una masa salarial de 13.500 millones de euros, suficientes para elevar a 1.000 euros el salario de 6 millones de trabajadores que no llegan.
Elevando al 75% el IRPF para las grandes fortunas, con rentas superiores a los 500.000 euros, dispondríamos de otros 3.500 millones para ayudar a las pymes a elevar el salario de 1,33 millones de trabajadores.
2 Blindar las pensiones en la Constitución
Ninguna por debajo de 1.000 euros al mes.
Hay 4 millones de pensionistas que cobran pensiones por debajo de los 655 euros. Mientras, los altos directivos del IBEX-35 acumulan en sus fondos de pensiones 536 millones de euros. La pensión media del sistema público es de 899 euros. Los pensionistas han perdido en los últimos 5 años un 14% de poder adquisitivo, gracias a las reformas de Zapatero y Rajoy.
Cada día hay nuevos ataques contra el sistema público de pensiones, para convertirlas en un negocio privado del capital financiero. Se utiliza el déficit de la Seguridad Social y la liquidación del Fondo de Reserva, la “hucha de las pensiones”, para decir que “el sistema es insostenible”.
El FMI, Bruselas y el Banco de España, la gran banca y los editoriales de grandes medios llaman a nuevas reformas que recorten el sistema público. O directamente a privatizarlas, como pide el BBVA, cambiando a un sistema de “cuentas individuales” gestionadas por gestores privados.
Quieren, cuanto antes, llegar a manejar los 100.000 millones de euros anuales que mueve el sistema público.
Por eso Recortes Cero – Grupo Verde propone:
-“Blindar las pensiones en la Constitución, mediante referéndum, para mantener y aumentar su poder adquisitivo, prohibiendo que se congelen, recorten o privaticen”.
-Ninguna pensión por debajo de 1.000 euros al mes. Recuperar el poder adquisitivo perdido por los recortes.
Para recuperar el poder adquisitivo y elevar todas las pensiones por encima de 1.000 euros harían falta 12.700 millones de euros.
Si bancos, monopolios, multinacionales y grandes fortunas pagaran en función de sus multimillonarios beneficios Hacienda recaudaría 53.000 millones de euros más cada año.
Bastaría con destinar el 24% de los nuevos ingresos que una reforma fiscal progresiva aportaría a las arcas públicas.
Liberar más de 200.000 millones de euros para generar riqueza y empleo y emprender otro modelo productivo.
Necesitamos una Reforma Fiscal progresiva para que contribuyan más a la recuperación del país y del 90% de la población quienes más ganan y más riqueza acumulan. Hay que crear una Gran Banca Pública con las cajas y bancos rescatados, para reindustrializar el país y que fluya el crédito a la creación de empleo. Tenemos derecho a saber a qué se ha destinado el dinero de la deuda pública, exigiendo una auditoría y renegociación en el pago. Es urgente acabar con el despilfarro y la corrupción.
Con estas medidas se liberarían más de 200.000 millones de euros, que ahora controlan y disfrutan en exclusiva la oligarquía y el capital extranjero, para destinarlos a reactivar la economía y crear empleo de calidad emprendiendo otro modelo productivo que impulse un desarrollo sostenible y libere a España de las 4 grandes dependencias que asfixian nuestro desarrollo: la dependencia de la financiación exterior, la de producir para unos pocos mercados, la dependencia energética y la de cuotas y límites de producción impuestos por la UE.
3 Reforma Fiscal Integral y progresiva
Para que bancos monopolios, multinacionales y SICAV tributen el 50% en el Impuesto de Sociedades sobre sus enormes beneficios. Y las grandes fortunas con rentas superiores a 500.000 euros paguen un IRPF del 75%.
Bancos, monopolios y multinacionales apenas pagan entre un 3,5% y un 6% por el Impuesto de Sociedades, aunque el tipo legal es del 28%, gracias a sus privilegios fiscales. Y las sociedades de inversión (SICAV) de las grandes fortunas un indignante 1%.
Mientras, las pymes pagan un 16,6% sobre sus modestísimos beneficios. Este es un sistema fiscal hecho a medida de la oligarquía y el capital extranjero. Para ellos España es su “Panamá”, un auténtico “paraíso fiscal legal”, aquí evaden “legalmente” miles de millones de impuestos.
Como dice el Sindicato de Técnicos de Hacienda (Gestha), “si las multinacionales soportasen la misma carga tributaria que las pymes, España recaudaría 8.250 millones más al año”.
Si las SICAV tributaran al 35% y no al 1%, Hacienda recaudaría 5.400 millones más cada legislatura.
Hoy se presentan programas que prometen que estos grupos ultraprivilegiados paguen un tipo efectivo del 15% en el Impuesto de Sociedades. ¿Por qué quienes concentran la mayor parte de la riqueza, han de pagar menos que una pyme o un profesional con rentas de 30.000 o 50.000 euros anuales?
Recortes Cero – Grupo Verde propone una Reforma Fiscal para que los que más se llevan paguen en función de sus multimillonarios beneficios.
-Elevar el Impuesto de Sociedades a bancos, monopolios, multinacionales y SICAV al 50% sobre sus multimillonarios beneficios.
-Acabar con España como “paraíso fiscal legal”. Eliminar el sistema de privilegios fiscales a bancos, monopolios, multinacionales y SICAV.
-Reforma del IRPF, con una escala impositiva del 0% al 75%. Con el 0% de impuestos para las rentas más modestas y subir impuestos al 75% a las grandes fortunas de verdad y altos Ejecutivos con rentas superiores a 500.000 euros anuales.
Con esta reforma fiscal la Hacienda pública ingresaría 53.000 millones más anualmente, para destinar a recuperar el poder adquisitivo de las pensiones a inversión en I+D+I y en el cambio del modelo productivo.
4 Crear una Gran Banca Pública y un Fondo Especial de Fomento del Empleo de 100.000 millones de euros con el dinero del rescate bancario
Para reindustrializar el país y crear 2 millones de nuevos puestos de trabajo productivos, indefinidos, sostenibles y con derechos.
La banca ha recibido más de 200.000 millones de euros (dinero en efectivo, avales y compra de activos tóxicos) de dinero público por el rescate de cajas y bancos quebrados. Que una vez saneados (CAM, Unim o Banco de Valencia) se han regalado al Banco de Sabadell, el BBVA y La Caixa por 1 euro.
Bankia y Mare Nostrum (donde el Estado es accionista mayoritario con el 65%) deben permanecer como entidades públicas y ser la base de una gran banca pública.
Fusionados serían el cuarto gran banco del país, con unos depósitos de 144.622 millones de euros. Lo que supondría:
Primero, disponer de un potente brazo financiero para convertirlo en uno de los grandes motores de la inversión productiva y de la reindustrialización, invirtiendo en sectores industriales de alto valor añadido, vinculados a las nuevas tecnologías, nuevas energías y desarrollo sostenible.
En Alemania, la mitad del sistema financiero está formado por cajas de ahorro regionales, en manos de los gobiernos de los “länder” (regiones alemanas) y que provienen de la época de Bisckmark, cuando Alemania dio el gran salto a la industrialización. El papel de las cajas de ahorro alemanas en la financiación de su sistema productivo es vital. ¿Ellos sí y nosotros no?
Segundo, una banca para reactivar el crédito a bajo interés destinado a la inversión productiva, a las pymes y a las familias. Ahora el crédito -”la sangre que hace funcionar la economía”- está limitado, o impuesto en condiciones onerosas, por los intereses del gran capital oligárquico y las consecuencias del saqueo ecxterior.
Tercero, una banca para invertir en I+D+i y en sectores estratégicos de la economía y romper con la dependencia del capital extranjero.
Y cuarto, una base de recursos para crear millones de puestos de trabajo productivos y de calidad, directamente vinculados a la modernización del tejido industrial y los sectores productivos de la economía, en el marco de una apuesta firme por un cambio de modelo productivo.
No estamos por empleos “baratos” con sueldos de miseria y en sectores atrasados o improductivos. Hay que invertir 50.000 euros por empleo (lo que le cuesta a una empresa como la Ford crear un puesto de trabajo en un sector industrial) en sectores productivos de la economía, nuevos sectores industriales y energías renovables.
Recortes Cero – Grupo Verde propone:
-”Bankia Pública ya”. Detener la privatización de Bankia y junto con Mare Nostrum crear un Gran Banco Público, motor de la reindustrialización y el empleo.
-Denunciar y revertir la entrega de las cajas y bancos por un 1 euro a los grandes bancos.
-Crear un Fondo Especial de Fomento del Empleo de 100.000 millones de euros. Aportados al 50% por “Bankia pública” y por los bancos que se han quedado con las cajas y el dinero del rescate bancario.
Una Gran “Bankia Pública” sería el cuarto banco del país con unos depósitos de 144.622 millones de euros y unos activos financieros de 297.000 millones. Bankia ya está dando beneficios, 1.040 millones de euros en 2015. Bruselas exige que se venda antes de que acabe 2017. Tenemos que evitar que se entregan a la banca española y extranjera los recursos y los millonarios beneficios de una Bankia saneada con nuestro dinero.
5 Auditoría y renegociación de la deuda
Para revertir todos los recortes en Sanidad, Educación, Ciencia y Cultura.
La deuda pública es uno de los principales yugos que estrangulan la economía nacional. Un auténtico atraco.
En ocho años hemos pasado de tener una deuda del 36% del PIB a superar el 100%. En marzo la deuda subió hasta 1,095 billones de euros, casi el 101%. Desde el inicio de la crisis la deuda se ha incrementado en 670.000 millones de euros. Cada español debemos una media de 23.400 euros, 70.200 millones una familia media de tres personas.
Ni un sólo euro ha ido a mejorar la Sanidad, Educación, pensiones o las ayudas sociales. Tampoco a invertir en I+D+i para cambiar el modelo productivo. Ni en elevar el nivel cultural del país y hacerlo más accesible a los ciudadanos.
Los millones se los han llevado “los rescates bancarios”, las eléctricas, las constructoras y bancos propietarios de autopistas y el pago de los intereses de la propia deuda.
En los últimos cuatro años hemos pagado 143.127 millones sólo de intereses que se han llevado los bancos españoles y los bancos extranjeros que controlan el 53% de la deuda pública.
Han convertido sus deudas privadas en deudas públicas. Y se ha hecho de forma ilegítima, a costa de rebajas salariales y recortes a los ciudadanos.
La solución a este atraco no puede ser una “reestructuración ordenada” pactada con los acreedores, para alargar la cadena que nos estrangula durante más años.
Recortes Cero – Grupo Verde exige:
-Una moratoria en el pago del principal y los intereses de la deuda pública hasta que la economía crezca de manera sostenida por encima del 3% y el paro descienda del 10%.
-Una auditoría ciudadana independiente para determinar qué parte de la deuda es ilegítima y no debemos pagarla. Que la paguen quienes se han aprovechado de ella.
Los recortes en Sanidad, Educación, gastos Sociales Ciencia y Cultura suman más de 21.000 millones de euros.
Sólo suspendiendo el pago de los intereses, el Estado dispondría de 113.000 millones de euros en una legislatura. Más que suficientes para destinar 21.000 millones a revertir todos los recortes y otros tantos (42.000 en total) a invertir en Planes Nacionales de Sanidad, Educación, Ciencia y Cultura.
6 Eliminar el despilfarro y la corrupción
Para ayudar a las familias y financiar un Plan de Urgencia, Solidaridad y Reintegración Social.
Se pueden reducir un 20% los gastos del Estado, sin tocar ni un euro de Sanidad, Educación y de las partidas sociales, pero cortando de raíz el despilfarro, la corrupción y las subvenciones públicas a bancos, monopolios y multinacionales.
La corrupción nos cuesta 40.000 millones de euros anuales. Los gastos innecesarios y suntuosos,los organismos duplicados, las empresas y sociedades públicas improductivas y sin actividad real y el sistema de privilegios de la clase política entre 27.000 y 40.000 millones de euros. Baste citar como ejemplo los 6.000 millones de euros que los Presupuestos Generales del Estado de 2016 destinan a partidas tales como: 90 millones de euros a las fundaciones de los partidos políticos, 2,9 millones a financiar carreras de caballos o los 39 millones para gastos de oficina de los diputados y senadores.
Hay todo un sistema de ayudas encubiertas y subvenciones de miles de millones de dinero público a bancos y grandes empresas. Las multinacionales del automóvil son las que más subvenciones reciben, 573 millones en 2012. Pero también Telefónica o CASA (17,7 millones).
Acabando con estas lacras, se pueden ahorrar recursos para destinarlos a un Plan Urgencia, Solidaridad y Reintegración Social.
Ninguna familia en pobreza o riesgo de exclusión social ha de quedar abandonada a su suerte. Pero el plan que propone Recortes Cero – Grupo Verde no es un programa “asistencialista” basado sólo en entregar subsidios que generen dependencia y sigan reproduciendo las mismas condiciones de miseria. Es un programa solidario y de reintegración, que tiene por objetivo no sólo proteger a la población excluida, sino crear las condiciones para darle una salida digna y reintegrarla social y laboralmente.
Cualquier “renta básica” o ayuda si no va acompañada de medidas para la reintegración sólo servirá para mantener a quienes la reciben “sedados” en el gueto de la pobreza y la exclusión social. Cada ayuda ha de implicar a los que la reciben en su propio cambio: con contrapartidas como la asistencia a talleres de formación o reciclaje profesional, a trabajos comunitarios o el compromiso de los padres en la escolarización de sus hijos desde los 6 a los 16 años.
Por eso Recortes Cero propone:
-Una auditoría independiente de los gastos del Estado, fiscalizada por los ciudadanos, a través de organizaciones sociales independientes, que delimite la cuantía del despilfarro y la corrupción.
Y UN PLAN DE URGENCIA, SOLIDARIDAD Y REINTEGRACIÓN SOCIAL CON MEDIDAS COMO:
-Combatir la pobreza garantizando un renta básica equivalente al salario mínimo de 665 euros para las familias sin ingresos (más de 757.000) con un complemento de 200 euros para las familias con niños en riesgo de pobreza, a cambio de contrapartidas para su reintegración laboral y social y la escolarización.
-Combatir la pobreza energética garantizando luz y agua en todos los hogares, especialmente en 1,8 millones de familias que no pueden satisfacer sus necesidades básicas de agua y energía.
-Prohibir a los monopolios del agua y la enegía los cortes de estos servicios básicos para todos los hogares de jubilados, parados y en riego de exclusión social.
-Paralización de los desahucios, imponiendo a los bancos una moratoria (en el principal y los intereses) en el pago de las hipotecas de la vivienda familiar.
-Un parque público de alquileres sociales con las viviendas vacías de la banca rescatada. Y recuperando las viviendas entregadas a precio de saldo a los “fondos buitre” extranjeros.
Financiar este plan social tendría un coste mínimo de 32.000 millones de euros.
Con la reducción de un 20% en los gastos del Estado ahorraríamos 30.000 millones de euros anuales. Suficientes para acabar con la exclusión social.
7 Nueva política ecológica
Que impulse un desarrollo sostenible.
Una política ecológica. Recortes Cero – Grupo Verde apostamos decididamente por una política “verde” que impulse un desarrollo sostenible y se enfrente a la contaminación y al cambio climático, protegiendo la riqueza y diversidad medioambiental. Capaz de convertirse en un motor del desarrollo económico, especialmente en sectores de alta tecnología ecológica.
Recortes Cero – Grupo Verde propone:
-Un nuevo modelo energético que acabe con la dependencia del petróleo y de la energía nuclear, aprovechando el enorme potencial de nuestro país en energías “verdes”, renovables, especialmente la eólica y solar. Un calendario para el cierre de las centrales nucleares.
-Una Ley de Medio Ambiente que garantice una gestión sostenible de los recursos, fomente la agricultura y ganadería ecológicas, acabe con la impunidad de los grandes monopolios para contaminar, prohíba el fracking y la privatización de los recursos naturales estratégicos como la gestión del agua.
-Que se deroguen todas las leyes que limitan o recortan en desarrollo de las energías renovables y el autoconsumo eléctrico, como la Reforma Energética de Rajoy y el “impuesto al sol”.
-Eliminación de la obsolescencia programada.

II PARA REDISTRIBUIR LA RIQUEZA NECESITAMOS:
-Defender la soberanía nacional, para decidir sin imposiciones exteriores.
-Ampliar la democracia para dar participación y capacidad de decisión a los ciudadanos y tratar la corrupción como “crimen organizado”.
-Fortalecer la unidad del pueblo de las nacionalidades y regiones de España.

8 Defender la soberanía nacional
Para decidir de acuerdo a los intereses de nuestro país y de sus ciudadanos sin imposiciones exteriores.
Nuestra política económica no puede estar dictada por los intereses de las grandes potencias, por Washington y Berlín. Sólo con capacidad para decidir nuestro futuro por nosotros mismos podremos llevar adelante la redistribución de la riqueza frente a los recortes dictados por el FMI y Bruselas. Que exigen una nueva oleada de recortes (más de 23.000 millones en los próximos dos años) y más reformas laborales.
Necesitamos un marco de paz y defendemos que España pueda desengancharse de la maquinaria militar de EEUU y la OTAN ante el acelerado incremento de nuestra integración en los planes militares norteamericanos y de la OTAN, y sus nuevas exigencias para contribuir con 10.000 millones de euros en los nuevos “impuestos de guerra”
Recortes Cero – Grupo Verde exigimos:
-Anular la reforma exprés de la Constitución ordenada por Merkel a Zapatero y Rajoy, que obliga a pagar antes a los bancos alemanes y a los fondos norteamericanos que a los pensionistas, dependientes o parados.
-Renegociación de los tratados firmados con la UE que limitan nuestra soberanía y nuestro desarrollo (cuotas de producción, objetivos de déficit…). Denuncia del Tratado de Libre Comercio (TTIP), una auténtica “OTAN económica” que EEUU y la UE negocian a espaldas de los pueblos.
-Por una política de paz y neutralidad: Derogación de los acuerdos que permiten a EEUU el escudo antimisiles en Rota y el despliegue de marines en Morón. Regreso de las tropas españolas en escenarios de guerra. Desmantelamiento de las Bases.
-Defendemos la salida de la OTAN. Y reclamamos, como una cuestión democrática, el cumplimiento de las condiciones -30 años incumplidas- del referéndum sobre la OTAN, que incluían la “no incorporación a la estructura militar”, la “prohibición de las armas nucleares” y la “reducción progresiva de la presencia militar de EEUU en España”.
9 Ampliar la democracia
Para dar participación y capacidad de decisión a los ciudadanos y tratar la corrupción como crimen organizado.
Quienes imponen los recortes y se oponen a la redistribución recortan también la democracia y las libertades. Por eso han impuesto “leyes mordaza”; mantienen una Ley Electoral que beneficia a los grandes partidos del bipartidismo; y las leyes que amparan el sistema de privilegios y la corrupción.
Es imprescindible que la mayoría social podamos decidir, de verdad, lo que afecta a nuestras vidas.
Por eso Recortes Cero – Grupo Verde impulsaremos:
-Asambleas de Electores donde los cargos públicos estén obligados a rendir cuentas ante sus votantes. Y donde puedan ser revocados si incumplen sus compromisos del programa electoral.
-Una Ley de Participación Ciudadana, que refuerce los mecanismos de participación directa: Iniciativa Legislativa Popular, referéndums vinculantes y consultas populares.
-La lucha contra la desigualdad entre hombres y mujeres y contra la violencia de género. Impulsando un Pacto de Estado que cambie todas la leyes que erosionan los derechos de la mujer y no combaten la violencia machista. Dotación presupuestaria que revierta los recortes en los recursos destinados a combatir la violencia de género.
-Una reforma del Código Penal para dar a la corrupción el mismo tratamiento que al crimen organizado. Anulando la prescripción de los delitos económicos y fiscales y las amnistías fiscales. Endureciendo las penas para corruptos y corruptores. Estableciendo mecanismos para que devuelvan lo robado.
-Nueva Ley Electoral más justa y proporcional, donde el voto de cada ciudadano valga igual.
-Una nueva Ley de Financiación de partidos, sindicatos, fundaciones y organizaciones empresariales. Que se autofinancien con aportaciones de afiliados y simpatizantes y no a base de subvenciones.
-La derogación de las “leyes mordaza” y reformas del Código Penal que recortan las libertades.
10 Unidad de todo el pueblo
Es imprescindible fortalecer la unidad del pueblo de las nacionalidades y regiones de España, porque la división nos hace más débiles y beneficia a los que nos saquean.
Para acabar con los recortes y redistribuir la riqueza necesitamos la unidad de todo el pueblo, desde Barcelona a Madrid, de Bilbao a Cádiz, de Coruña a Valencia o de Baleares a Canarias.
Quienes promueven el enfrentamiento entre el pueblo de las distintas nacionalidades sólo sirven a los intereses de quienes no quieren la redistribución de la riqueza, sino dividirnos para imponernos a todos un saqueo aún mayor.
Lo que nos interesa al 90% de los ciudadanos, independientemente de donde vivamos, es la defensa activa de la unidad del pueblo trabajador para luchar juntos por nuestros intereses comunes, por la redistribución de la riqueza y una salida a la crisis en beneficio de la mayoría.
Recortes Cero – Grupo Verde defendemos:
-Trabajar por fortalecer la unidad de todo el pueblo – especialmente del conjunto del pueblo trabajador- de las nacionalidades y regiones de España para luchar juntos por un futuro de libertad, progreso y prosperidad.
-Promover el conocimiento y la enseñanza elemental de las diversas lenguas hispanas en toda España, como riqueza plural y común de todo el pueblo.
-Y trabajar por un Frente Amplio de Unidad que sea expresión, defienda y represente los intereses del conjunto de clases populares.
Un frente amplio que una, de lo social a lo político y desde la derecha democrática a la izquierda, a todas las fuerzas, sectores sociales y personas que nos oponemos a la política de recortes y dictados de la Troika y estamos interesados en la redistribución de la riqueza.

III LA CULTURA ES RIQUEZA
Para el país y las personas

Para construir otro proyecto de país es totalmente decisivo el papel de la Cultura.
La Cultura es riqueza porque ella es la que puede posibilitar que el progreso económico vaya unido al avance social y la felicidad de los ciudadanos. No habrá un cambio de verdad, si no hay también un cambio profundo en la Cultura de nuestro país. La defensa de la Cultura forma parte esencial del programa y del proyecto global que propone Recortes Cero – Grupo Verde.
La cultura está brillando por su ausencia en la campaña electoral. En los principales debates televisados está apareciendo como una cuestión anecdótica, que no sobrepasa la mención al IVA cultural.
Como si se tratara de un asunto colateral que no tuviera que ver con el desarrollo económico, la creación de empleo, los derechos sociales, el modelo educativo o la salud democrática.
Sin embargo, el papel de la cultura para construir otro proyecto es totalmente decisivo. La riqueza de un país se mide de forma significativa por su capacidad cultural. Es ésta la que permite a un país su desarrollo más cualitativo, y la que puede posibilitar que el progreso económico vaya unido al avance social.
Tenemos que lograr que los diferentes sectores de la cultura y sus profesionales recobren el lugar, el papel social que les corresponde, y que sistemáticamente se les ha negado estos años en todos los sentidos.
Por ello, desde Recortes Cero-Grupo Verde proponemos:
1. Revertir los recortes. Recuperar la inversión pública perdida y los empleos destruidos.
Los presupuestos públicos se han recortado desde 2009 en torno al 70%, y se ha destruido el 30% del empleo del sector (unos 160.000 puestos de trabajo). Desde 2011 España ha sido el país europeo con mayores recortes en el sector cultural.
2. Desarrollar una potente industria cultural a través de la redistribución de la riqueza y de una nueva legislación.
España cuenta con un inmenso patrimonio histórico, cultural, idiomático y artístico, que tanto en su diversidad plurinacional, como enn sus profundos lazos con Iberoamérica, conforman un universo cultural de un potencial incalculable. La industria cultural puede ser uno de los motores de la economía nacional.
Reducción inmediata del IVA cultural a los niveles anteriores a la crisis. Fiscalidad específica para las Pymes y Autónomos del sector cultural. Ley de inversión pública para la cultura, en la que la inversión quede protegida y regulada de acuerdo a un porcentaje proporcional al crecimiento del PIB. Reforma fi scal, para que las grandes empresas y monopolios del sector cultural, paguen hasta el 50% del impuesto de sociedades.
3. Proteger y gestionar el patrimonio histórico, en su diversidad plurinacional, como una fuente de riqueza.
España es el segundo país del mundo en bienes reconocidos por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad. Esta riqueza histórica, además del patrimonio inmaterial, debe ser un activo del desarrollo económico, cultural y social, tanto hacia dentro como hacia fuera del país.
Creación de una Agencia Especial de Patrimonio, que permita gestionar en estrecha colaboración con todas las administraciones la riqueza monumental, la red de museos, los fondos artísticos, etc.
Creación de la Red de Institutos Cervantes, como institución internacional coordinada para la difusión de todas las lenguas hispánicas y de la cultura española en toda su diversidad disciplinar y territorial. Creación de una Oficina de Turismo Cultural que coordine las empresas turísticas y culturales generando riqueza económica, cultural y social.
4. Defender la soberanía y la pluralidad cultural del país.
Las políticas de la Troika no sólo han impuesto recortes económicos, sino que han multiplicado la intervención de las grandes corporaciones extranjeras en la producción y distribución de los bienes culturales. El desarrollo de la cultura es en primer lugar un problema de soberanía.
Reforma de la legislación vigente sobre producción y distribución cultural, en todo aquello que favorece a las grandes distribuidoras y perjudica la producción nacional. Denuncia y rechazo expreso del TTIP en materia cultural.
Derogación de la actual Ley de Comunicación Audiovisual. Elaboración de una Ley General de Comunicación, que evite la monopolización de la información, garantice la pluralidad de los medios y el derecho de los ciudadanos a una información contrastada.
5. Desarrollar un tejido cultural de amplia participación social. Los ciudadanos no pueden ser sólo un receptor pasivo de cultura, tienen que disponer de los medios para participar directamente en la realización cultural, al servicio de las necesidades sociales y personales de su entorno cercano. Esto significa crear los mecanismos presupuestarios y legislativos para que se desarrolle por todo el país un tejido cultural de carácter popular, que desarrolle una cultura de base.
Reforma de la legislación sobre asociacionismo cultural, que potencie y de cobertura a las iniciativas culturales de este tipo (ateneos, grupos de teatro, de música, coros, colectivos literarios, de artes plásticas, etc., etc.).
6. Garantizar el pleno acceso de la población a los bienes culturales.
La cultura es un derecho que debe estar democráticamente al alcance de toda la población. Hay que eliminar todas las barreras que la convierten, especialmente para los sectores más empobrecidos o en riesgo de exclusión social, en un bien de restringido acceso.
Plan de actuación en zonas urbanas o rurales “en riesgo de exclusión cultural”, que bien por los efectos de los recortes o por un abandono continuado, necesiten una atención especial de activación cultural.
Acceso libre a todas las instituciones museísticas y monumentales de titularidad pública. Promoción de Sociedades de Amigos de auditorios, teatros, academias profesionales, etc., que permitan la participación democrática en la gestión cultural.

IV DECÁLOGO VERDE
Para una España ecológica, socialmente justa y territorialmente equilibrada

* Propuesta de Los Verdes Grupo Verde
Los Verdes – Grupo Verde proponemos la promulgación de una Ley General de Medioambiente que garantice la biodiversidad, la protección de la fauna y flora y la educación ambiental; y la aplicación de una política ecológica.
1º.- Un nuevo modelo energético basado en el uso de energías limpias y renovables y en el autoconsumo. Prohibir el fracking, revisión de los proyectos de nuevas centrales térmicas que mantienen modelos energéticos de combustible fósil, y un calendario para el cierre y desmantelamiento de las centrales nucleares. Derogación de las leyes que limitan o recortan el desarrollo de las energías renovables y el autoconsumo eléctrico.
2º.- Fomento de la economía verde en todos los campos: agricultura, energía, nuevas tecnologías…. Ayudas a la producción ecológica, el autoempleo y el cooperativismo. Regulación de la práctica y la enseñanza de las terapias naturales. Generalizar el uso de software libre en la Administración. Nueva legislación sobre caza y pesca sostenible y sobre el maltrato animal.
3º.- Impulsar la agricultura y ganadería ecológicas. Desarrollo de una nueva legislación sobre el control de transgénicos y productos utilizados en la transformación de alimentos
4º.- Una nueva cultura del agua, basada en el ahorro y la eficiencia, la depuración en origen y la recuperación y uso sostenible de acuíferos, deltas y ríos en todos sus tramos. El agua debe ser un bien común no privatizable.
5º.- Una “Política de Residuos Mínimos”. Recuperación de los residuos reutilizables y reciclables, eliminación de los residuos peligrosos, sistemas de retorno de envases y moratoria sobre la incineración.
6º.- Prohibición por ley de la obsolescencia programada.
7º.- Reequilibrio territorial de personas, servicios e infraestructuras adaptadas al territorio. Ley de sostenibilidad rural recuperando pueblos habitados, sostenibles y con servicios comarcales.
8º.- Cambio global en la política de movilidad, basada en el fomento de la proximidad y la accesibilidad entre trabajo, vivienda y ocio correlativa al reequilibrio territorial. Red integral de ferrocarriles tendente a reducir el tráfico pesado en las autopistas y ampliar el de mercancías por tren.
9º.- Mayor compromiso en la lucha contra el cambio climático, en la línea de las propuestas de los científicos de Naciones Unidas. Medidas contra la contaminación en las grandes urbes. Implantar un nuevo estándar para las emisiones de partículas de los vehículos.
10º.- Mayor compromiso en la lucha contra la impunidad de los grandes monopolios para contaminar.

No hay comentarios: